El estrés social en el mundo

Articulo   Fernando Padilla Farfán

A propósito de la reciente celebración del Día internacional de la Salud Mental, los expertos pusieron toda su atención en los importantes problemas que acusa la sociedad mundial respecto a estas patologías y dolencias. Así, en este contexto podemos afirmar que el estrés es una realidad común en la vida moderna y Europa no escapa a esta tendencia. Sin embargo, la prevalencia y las causas del estrés varían significativamente de un país a otro. Según un estudio sobre el estrés en el viejo continente elaborado por una multinacional llamada CBDoile basándose en datos de Eurostat, Global Burden of Disease y World Emotional Temperature, algunos países destacan por tener altos niveles de estrés en su población. Entre ellos se encuentran Grecia, Turquía y Portugal, que lideran el ranking.

Grecia es el país más estresante para vivir, con una puntuación de 71,8 sobre 100. Esto se debe a su alta tasa de prevalencia de la depresión, la más alta de Europa.

Por su parte, entre los países del top 10 se encuentra España, seguido de Francia e Italia. Estos países han experimentado tensiones significativas en su sociedad debido a factores como la incertidumbre económica, las demandas laborales y las presiones sociales y todo esto podría haber afectado a los niveles de estrés que sufre su población. Ahora bien, ¿dónde se encuentra España en este contexto? Según el estudio anteriormente citado, España se encuentra en una posición más bien negativa en cuanto a términos de estrés en Europa. Se sitúa en el séptimo lugar, con 48,6 seguidos por Italia y Francia.

En España, las tensiones económicas y laborales han sido un desafío constante en la vida de las personas. La crisis económica de 2008 dejó profundas cicatrices en la sociedad española, y aunque el país ha mostrado signos de recuperación, la inseguridad laboral sigue siendo una preocupación para muchos. Además, la pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto significativo en la salud mental de los españoles. El confinamiento, la preocupación por la salud y las restricciones sociales han contribuido al estrés en la población. En nuestros vecinos europeos tampoco ha pasado sin dejar huella la pandemia. Por ejemplo, Francia, conocida por su calidad de vida, también se enfrenta al estrés debido a factores como las altas expectativas sociales y laborales que pueden crear tensiones en la vida cotidiana de los franceses. En Italia, la situación económica y la inestabilidad política han sido factores que han contribuido al estrés en la población.

En total, 20 países son protagonistas del ranking mundial. Dinamarca es el país que menos estrés sufre, seguido por Serbia y Reino Unido. Los tres primeros países cuyos habitantes sufren más por este problema relacionado con la salud mental son Grecia, Turquía y Portugal. Grecia es el país más estresante para vivir, con una puntuación de 71,8 por ciento. Esto se debe a su alta tasa de prevalencia de la depresión, la más alta de Europa. Además, un 57% de los encuestados asegura sufrir estrés de forma frecuente. El segundo país donde la gente está más estresada es Turquía, con puntuación de 71,2 sobre 100.

Por último, el tercer puesto de este pódium del estrés y ansiedad lo ocupa Portugal, con 68,4 puntos porcentuales. Nuestros vecinos tienen la tercera tasa más alta de depresión en Europa y una de las más altas en ansiedad, con un 90,8% de los encuestados. En contraposición, Dinamarca es el país menos estresado del viejo continente, con 21,7 puntos sobre 100. Solo el 12% de las personas encuestadas afirmó no sentir diversión a menudo.

 

#fernandopadillafarfan