Y a ese… ¿quién lo invitó?


Punto de Vista    Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio. 

Pepe Yunes aún no es ratificado como candidato del frente opositor en Veracruz, pero ya ha tenido que responder a cuestionamientos sobre la actuación de otros servidores públicos emanados del PRI, como si él tuviera que cargar con todos esos pecados. *** En una puntual entrevista con el portal “Latinus”, el diputado federal rechazó que en una eventual campaña por la gubernatura le pudiera pesar el antecedente de corrupción del exgobernador Javier Duarte. *** Pepe Yunes advirtió que tan corrupto como el gobierno duartista, lo es el de Cuitláhuac García, del que se han denunciado -como en la administración de Javier Duarte- la existencia de empresas fantasma, la asignación directa a empresas de reciente creación y con perfiles ajenos a los contratos obtenidos. *** “Hay factureras, empresas ‘fantasma’; Cuitláhuac trae el ‘método Duarte’. Hay moches, diezmos, no se ha mejorado en nada, son gobiernos corruptos”. *** Pepe Yunes se dijo convencido de que una buena porción de los veracruzanos verá con buenos ojos su candidatura, pues ya se dieron cuenta de que hay un mal gobierno. *** “El gobernador García se ha esmerado con resultados… hay un abandono total en el estado de Veracruz, una procuración de justicia y un sistema judicial que persigue adversarios o encarcela inocentes; hay un abandono total en el campo. Hay cero infraestructura, se está perdiendo una enorme oportunidad para captar inversión. Veracruz, por un gobierno incompetente, no está en el mapa del nearshoring”. *** Advirtió, sin embargo, que se anticipa una “elección de Estado”, por una injerencia del mandatario estatal en la elección y los actos semanales donde se obliga a los empleados de gobierno a asistir a los mítines de los candidatos de Morena, en vehículos oficiales y con recursos públicos. *** Respecto a encuestas que le dan una amplia ventaja a Rocío Nahle, el legislador federal aclaró: “hasta el momento no hay una encuesta seria que pueda determinar quién pueda ser el próximo gobernador”.

* * * 

Con seguridad a usted le ha pasado o, por lo menos, sabe de alguien que lo ha vivido. Organiza una fiesta y de pronto aparece alguien que se destaca por su impertinencia (muchas veces pasado de copas) y el anfitrión se pregunta: “Y a este… ¿quién lo invitó?”.

Ese (el de “invitado anónimo”) parece ser el papel que pretende jugar el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, aún cubriendo su condena en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México.

Desde hace algunos meses, Duarte de Ochoa ha hecho gala de algunos de los privilegios que goza en la prisión, los que ya había tenido, pero que por razones que sólo en aquel reclusorio conocen, le fueron retirados. El más relevante: disposición de un equipo electrónico inteligente (teléfono celular o tableta), con internet. Tiene acceso a televisión y a canales de “streaming”, de esos que se obtienen mediante el uso de alguna aplicación.

Todo esto es algo que no debería sorprendernos. En todas las cárceles (quizá con la salvedad de las que tienen la clasificación de “máxima seguridad”), los internos tienen acceso a ese tipo de “amenidades”, mediante algún acuerdo.

Lo cierto es que, de algunos meses para acá, Javier Duarte se volvió a conectar con la política veracruzana y en la mayoría de sus mensajes ha dejado implícita su preferencia electoral por la virtual candidata de Morena, Rocío Nahle, rumbo a las elecciones para gobernador del próximo año.

De Pepe Yunes, lo menos que ha dicho (además de que “le cae bien”) es que sólo ha ganado elecciones en su distrito -Perote- y cuando ha ganado a nivel estatal (por el Senado en el 2012) fue “gracias a su ayuda”.

Justifica sus críticas al virtual candidato de la alianza opositora, por el hecho de que en esta ocasión aparezcan como sus aliados los Yunes de El Estero, enemigos naturales de Javier Duarte. Y explica de esa forma su respaldo a Rocío Nahle: “los enemigos de mi enemigo son mis amigos”.

Pepe Yunes no ha mostrado el menor interés por los dichos del exgobernador, y la misma postura ha mostrado Rocío Nahle. A la vista de los veracruzanos, la “simpatía” (pues dice que no es “amistad”, ya que no la conoce) de Javier Duarte por Rocío Nahle, les genera mucho ruido: si el gobernador con mayor fama de corrupto (marca que quizá pierda pronto, gracias a la actuación de Cuitláhuac García) respalda a la virtual candidata de Morena, eso les sugiere que podría haber “acuerdos en lo oscurito”.

Por el contrario, el que dedique buena parte de sus comentarios a criticar a Pepe Yunes y a quienes conforman la alianza opositora, funciona como “vacuna” y los blinda (a los opositores) de cualquier señalamiento de complicidad con quien hoy sigue durmiendo en la cárcel.

Todo eso, sin embargo, escaso peso tendría en el proceso electoral que se avecina, pues serán muy pocos los que tomen en serio las “lecciones de política” que pretende impartir desde su encierro el exgobernador veracruzano quien, además, tiene suspendidos sus derechos ciudadanos, conforme a lo dispuesto en el artículo 38 de la Constitución federal.

* * * 

Epílogo. 

Ya en este mismo espacio se había advertido: el gobierno estatal descuidó los programas preventivos contra el dengue, y ahora estamos viendo las consecuencias. *** La propia Secretaría de Salud admite que Veracruz suma ya, de forma oficial, 9 mil 943 casos y 40 muertes a causa del dengue en lo que va del año, con lo que ocupa el segundo lugar en incidencia de esta enfermedad y de muertes. Apenas el año pasado sólo se registró una muerte y mil 594 casos de dengue. *** Los casos de dengue se concentran en los municipios de Orizaba, Teocelo, Apazapan y Naranjal. Otros con alta incidencia son Veracruz, Boca del Río y Xalapa. El 66 por ciento de los casos confirmados en el país corresponden a Yucatán, Veracruz, Quintana Roo, Morelos y Puebla. En México hay 25 mil 467 casos de dengue y 163 fallecimientos. *** Las denuncias que han realizado diputados de oposición por manejos sospechosos en el gobierno estatal, no han sido desdeñadas. La auditora general del Órgano de Fiscalización Superior (Orfis), Delia González Cobos informó que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) será la instancia que audite la asignación de contratos en la Secretaría de Salud y en la Secretaría de Seguridad Pública a particulares de dudosa procedencia. *** La auditora advirtió que, en su momento, el Orfis observó como irregularidad administrativa, el hecho de que en dichas dependencias se hubieran hecho adjudicaciones directas cuando debieron emitirse licitaciones públicas, para garantizar que ganara la mejor propuesta económica y técnica. *** Estos casos fueron observados en el Informe de la Cuenta Pública 2021, y al final se estableció como una irregularidad administrativa.

 

filivargas@gmail.com