EL CIRCO POLÍTICO EN NUEVO LEÓN

Sinapsis  Alejandro Bustos

Estamos a unas cuantas semanas de despedir el 2023, y las esperanzas de que el inminente año nuevo sea mejor parecen diluirse a pasos agigantados. Al menos para la clase política. Y es que venimos de presenciar este pasado fin de semana la culminación de un circo sin precedentes en la historia moderna de nuestro país.

Nuevo León, estado que normalmente tomamos comoejemplo para el resto del país como punta de lanza de prosperidad, se convirtió en un botín político que dos facciones buscaban apropiárselo y repartírselo desesperadamente, causando una crisis de gobernabilidad inédita. Entre las indecisiones de Samuel y la opacidad sobre su proceso de licencia, la SCJN (minutos antes de las 12:00 am, momento en el que expiraba el plazo que marca la ley para separarse definitivamente de su cargo) emitió una resolución que le concedió la razón al congreso local, ratificando a Luis Orozco como gobernador interino por 6 meses. Claramente acorralado, el gobernador de extracción emecista, decidió renunciar a su aspiración presidencial y unilateralmente le puso fin a su licencia.

Hace apenas unas cuantas horas, y después de un periodo de incertidumbre jurídica, el vicefiscal del estado, Luis Orozco, convocó a una rueda de prensa para anunciar que le ponía fin a su corto periodo como gobernador interino y, al mismo tiempo, el congreso local convocó a sesión para ratificar que Samuel García retomaba sus funciones como gobernador constitucional, poniendo fin a la campaña presidencial más corta de la historia.

Rumbo al 2024

Si usted se pregunta, ¿esto de qué manera impacta en las elecciones del año entrante? Permita que le dé mino tan humilde opinión. De entrada, hay quienes creen fervientemente en las teorías de conspiración que señalan que quien estaba detrás de la fracasada campaña presidencial de Samuel, era el propio presidente AMLO tras un acuerdo con Dante. ¿La finalidad? Dividir votos de cara a la elección del año entrante para favorecer a Morena. Si lo analizamos con frialdad, hay algo de viable en esa conjetura ya que, en teoría, se podría considerar que la incipiente candidatura de Samuel supondría un problema para Xóchitl. Yo, sin embargo, discrepo.

Movimiento Ciudadano es un partido ideológicamente izquierdista y que aglutina a una gran cantidad de Morenistas decepcionados e iliberales arrepentidos. Su postura de izquierda “moderada” posee un gran atractivo para ese espectro del electorado que se deja seducir por las políticas públicas progresistas que ellos representan.

Por lo tanto, si su plataforma se hubiera materializado, yo vería más lógico que una gran cantidad de morenistas e indecisos hubieran brincado al barco naranja. Después de todo, hubo quienes literal le suplicaban a Marcelo Ebrard que aceptara la oferta del exgobernador de Veracruz y líder nacional de Movimiento Ciudadano, de ser su candidato presidencial. Por lo que no es ilógico pensar que la que hubiera perdido votos en primera instancia hubiera sido Claudia Sheinbaum, que es la puntera, y no Xóchitl, que está francamente estancada en un lejano segundo lugar, según múltiples encuestas.

Es importante recordar que a la senadora con licencia también le gusta coquetear con esa postura de izquierda progre (reconocido por ella misma el día de su registro como precandidata del PRD) pero la realidad es que su campaña no le está llegando a los jóvenes con mucho entusiasmo, cosa que la campaña de Samuel, gracias a la inestimable ayuda de su esposa, la influencer Mariana Rodríguez, sí estaba consiguiendo.

Por lo que ahora que él está fuera de concurso, gracias a sus lamentables arrebatos y a su evidente torpeza negociadora, las cosas se quedan justo como estaban hasta hace dos semanas que él irrumpiera en escena: con la candidata oficialista en un preocupante y sólido primer puesto, con Gálvez en segundo lugar y con MC en el limbo, esperando escojan otro candidatoque coloque en la boleta electoral del año entrante un menú representado por tres tipos de izquierda: la guinda, la naranja y la rojiazul.

Muchos se alegraron de la caída de Samuel; sobre todo, los presidentes del FAM que operaron abiertamente en contra de él, pero ¿realmente tienen motivos para festejar? ¿Qué hará Xóchitl para revertiresta tendencia a la baja? Aparte de desear por un milagro, tendrá que esperar a que le escojan a los mejores perfiles candidatos para acompañarla en sus recorridos a nivel nacional e intentar ganar, a como dé lugar, el Congreso de la Unión. Eso sí, no olvidar lo que la propia legisladora local y exaspirante a la gubernatura del estado, Anilu Ingram, denunció en su día: están dejando fuera a la sociedad civil y Veracruz no es la excepción. Y hablando de Veracruz…

Pepe Yunes: opositor o aliado oficialista

El día de ayer, la comida anual de la asociación política ‘Alianza Generacional’, nos dejó una bonita postal: la unión de los 3 Yunes (Pepe, Héctor y Miguel Ángel YM) demostrando que la alianza en Veracruz es una realidad que avanza y, que además, añade a un conocido exoperador morenista: Gonzalo Vicencio. Todo esto sería sensacional si tan sólo el candidato tuviera otra actitud.

Llámeme loco, pero creo que a Pepe le falta energía y entusiasmo. He seguido de cerca sus últimas apariciones públicas y su comportamiento me parece de todo menos el de un candidato opositor. Pongamos dos ejemplos concretos: tan sólo el día de ayer, a su llegada a la convención Yunista, fue entrevistado por los medios de comunicación allí presentes, y ante una de las preguntas de los reporteros acerca de cómo veía lo acontecido en los últimos días en el partido naranja, Pepe se deshizo en elogios hacia Dante Delgado, llamándolo “uno de los mejores políticos que han emanado de Veracruz”; lo anterior, a pesar de que el exgobernador ha declarado por activa y por pasiva su desprecio por la clase política priista (negándose a participar con el FAM), pero eso sí: le auguró que su partido “tendrá una gran participación”. Vale, me dirá Usted que sólo está siendo fiel a su estilo caballeroso y educado, pero qué me dice entonces de su entrevista con Loret.

Hace un par de días, el expresidente estatal del PRI, estuvo como invitado en el noticiario que conduce Loret de Mola, en Latinus, y la verdad fue sonrojantesu participación. Entre varias perlas que soltó, dijo que su rival en esta inminente contienda electoral, la exsecretaria de energía, Rocío Nahle, fue una “mala funcionaria pública” (por insistencia puntual del reportero) pero poco le faltó para pedirle perdón. En más de una ocasión, aseguró que tanto ella como el gobernador Cuitláhuac, le “merecían todo su respeto, ya que esto no era un tema personal”.

Posteriormente, cayó en una breve contradicción, ya que Loret le preguntó si la alianza impugnaría la “ley Nahle” (la cual le permitió a la senadora con licencia obtener la ciudadanía veracruzana a pesar de haber nacido en tierra zacatecana) y se apresuró a responder que lo harían “sin ninguna duda”; ante la reiteración del entrevistador que visiblemente feliz le preguntó de nuevo para confirmar la exclusiva, el candidato, en una actitud completamente errática, se desmintió a sí mismo y tiró de un topicazo: “no, no hace falta; los veracruzanos saben quiénes sí somos veracruzanos”.

Aprovechó para añadir que “lo que está bien hecho por el gobierno federal, no tengo ningún empacho en reconocerlo”. Aquí cabe la pregunta: ¿Es realmente así cómo debe expresarse un opositor? Es extraño que Pepe no conozca a su electorado, ya que si hay gente que está dispuesta a votar por él y por su partido, es precisamente porque están completamente hartos de este gobierno y para ellos no ha hecho nada bien. Y él debería saberlo y reconocerlo de manera pública.

A muchos les gusta su estilo políticamente correcto, pero a mí me deja serias dudas que le vaya a resultar eficiente en una campaña polarizante, y en donde él parte en clara desventaja, ya que como opositor debe confrontar abiertamente al partido en el poder. Muy atrás quedó la etapa de la tibieza, la gente quiere conocer el perfil de alguien que les prometa mejorar sus condiciones de vida pero denunciando, de paso, al gobierno en turno. De continuar esta tendencia, mucho me temo que va a ser muy difícil vencer las dos grandes armas con las que cuenta el oficialismo: su aparato burocrático y el abstencionismo.

Pepe tiene que entender que hay una nueva forma de hacer política y que su papel es el de un opositor, no de un aliado del gobierno, como solía ser a lo largo de su carrera. En lugar de “reconocer las cosas buenas”, podría decir que “el de AMLO, es el gobierno más inepto de la historia”, aunque quizás sería mucho pedir.

El legislador peroteño presumió en esa entrevista que esta será su décima campaña, que ha ganado 7 y ha perdido 2. Pero si no modifica su conducta me temo que su número aumentará a tres.

Comentarios:

X/Twitter: @alecbustos

Mail: alejandrobustosf@gmail.com