Desaparecidos, una bomba de tiempo para la 4T

A Fuego Lento    Alfredo González 

Las cifras oficiales, sobre desaparecidos en México, dejaron un muy mal sabor de boca entre expertos, ONG’s y familiares de víctimas, además de severos daños colaterales, como en el caso de Encinas y el Centro Pro

La crisis de los desaparecidos en México se convirtió en una bomba de tiempo que amenaza con estallar en los próximos días. Familiares de víctimas emprenderán una campaña nacional para visibilizar el problema, exigir a López Obrador que reconozca la realidad del problema y dejen de manipular las cifras oficiales.

Pero como todo en la vida pública del país, el asunto no puede estar desvinculado de la política y mucho menos de las elecciones de 2024, por lo que muchos buscarán sacar ventaja para llevar agua a su molino.

El jueves pasado, se dieron a conocer las cifras de desaparecidos y de los 110 mil que se tenían registrados en un censo oficial ahora solo se reconocen 12 mil, lo cual fue descalificado por familiares, defensores de derechos humanos y expertos.

El argumento del gobierno fue que los registros estaban mal hechos y se catalogaron a personas como desaparecidas cuando su ausencia obedece a otros factores.

Pero además del malestar, esta crisis provocó daños colaterales como la renuncia o separación de Karla Quintana de la Comisión Nacional de Búsqueda.

Aunque no fue la única. La salida de Alejandro Encinas de la subsecretaria de Gobernación está vinculada con el tema.

Al presidente Andrés Manuel no le convenció su desempeño, sobre todo cuando intentó relacionar a las Fuerzas Armadas con la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Lo mandó a refugiarse al equipo de campaña de Claudia Sheinbaum, con todo y que Encinas trató de vincular a Omar García Harfuch con el caso, con todo y que era la apuesta de ella como aspirante al Gobierno de la CDMX.

Intentó el mandatario mezclar el agua con el aceite y, como eso no funcionó, lo envió después al cuarto de guerra de Clara Brugada, candidata de Morena al gobierno de la capital, en donde, como si se tratara de un mal chiste, se volvió a encontrar a Omar.

Los cargos que le asignaron a don Alejandro son lo de menos. Nadie sabe a ciencia cierta (tal vez ni él) qué papel va a desempeñar, porque está claro que, en el tema de derechos humanos y desaparecidos, el primero en descalificar su trabajo ha sido AMLO.

Y es que, como si todo lo anterior no fuera suficiente, el mandatario salió a desacreditar las cifras y los nombres de todos los involucrados con el asunto de los desaparecidos.

A Karla Quintana la acusó de trabajar para intereses ajenos a la 4T. De fifi no la bajó. Y si bien nunca habló de Encinas, (quien además es su amigo personal) desacreditó públicamente al Centro Pro, una de las organizaciones que más trabajó con Encinas y con los familiares de los desaparecidos de Iguala.

Pero con una declaración en la mañanera, el Presidente echó por la borda su trabajo y el del propio Encinas.

Después de eso, AMLO y su gobierno redujeron la cifra de desaparecidos y anunciaron la desaparición de las oficinas estatales encargadas de atender el tema. Algo que tomaron como una ofensa, los expertos y las ONG’s, pero más los familiares, quienes anunciaron una serie de movilizaciones para que se reconozca las cifras reales y no trate el gobierno de tapar el sol con un dedo de un problema que crece como la espuma. Pero más para evitar que los desaparecidos sigan en esa condición por un decreto presidencial.

***

EL CONSEJO NACIONAL DEL PAN aprobó su lista definitiva de candidatos pluris al Senado, en cuyo primer lugar aparece su dirigente Marko Cortés, en quinta posición el diputado del Edomex Enrique Vargas, y en la posición número seis Laura Esquivel, colaboradora cercana de Cortés.

En el lugar siete aparece el yucateco Mauricio Vila, hecho que llamó la atención entre algunos azules porque siempre se piensa que los primeros 10 tienen un lugar asegurado, pero en la elección pasada solo entraron seis.

***

Y como dice el Filósofo… Nomeacuerdo: «Las ausencias de aquellos que han desaparecido son sombras que nunca abandonan la memoria.»

POR ALFREDO GONZÁLEZ CASTRO

ALFREDO.GONZALEZ@ELHERALDODEMEXICO.COM

@ALFREDOLEZ