¿Embaucadores o solamente ineptos?

EL BALDÓN:    José Miguel Cobián

 

Un experto en nóminas me manda la siguiente información rogando permanecer en el anonimato:

¨Estoy revisando los cambios necesarios para calcular las nóminas en el 2024. Me encuentro con que subieron el salario mínimo un 20%, y lo anuncian “con bombo y platillo”. Eso es lo único que ve la mayoría de los ciudadanos, ignorando que han sido engañados vilmente.

Subieron el salario mínimo, pero no hicieron ajustes a la Tabla de Subsidio ni de ISR, al subir el salario, deberían subir los rangos para otorgar subsidio al salario, y también elevar los rangos de Impuesto Sobre la Renta que se aplica a los salarios. Este año, nadie alcanzará subsidio, todos pagarán su ISR completo. Además, acabarán pagando más ISR que el año pasado, aún cuando ganen solamente $5.00 diarios por encima del salario mínimo.

Por otro lado, muchos trabajadores ignoran que si reciben el salario mínimo, no están obligados a pagar ISR ni cuota obrera del IMSS, y es por eso que la gran mayoría de empleadores (o patrones, como les decimos en México) pagan unos pesos más, un poco arriba del salario mínimo, para que el empleado pague su ISR y su parte correspondiente del IMSS. El trabajador feliz porque le pagan más del salario mínimo, y el patrón feliz, porque sólo pagará los impuestos patronales.

Sabiendo esto, vamos a hacer unos cálculos mensuales.

En 2023 un patrón pagaría el salario mínimo más $5 pesos, es decir $212.44 diario. Al trabajador se le descontaría $123 de ISR (todavía recibe una parte de subsidio), y recibiría $6,250 como neto mensual.

En 2024, ese patrón le pagaría un salario de $253.93 diario, equivalente a salario mínimo Por lo que al trabajador se le descontaría un ISR mensual de $407, y recibiría un neto mensual de $7,106.

Ahora bien, muchos dirán “¿y de qué se queja si está ganando más?”. El gobierno anunció un 20% de aumento, pero al descontar más ISR, en realidad es sólo el 13.7% realmente lo que subió. Y hay que recordar algo importante, la inflación real es del 15%. En conclusión, a pesar del aumento de salario, al trabajador le rendirá menos su sueldo que el año pasado. Pero la gran ventaja del gobierno es que de ese aumento, recibirá el 6.3% en impuestos al salario. Es decir, sin avisar y sin que supuestamente nadie lo note, hay un aumento real al impuesto que reciben los trabajadores de salario mínimo de un 6.3%, que también afecta a trabajadores con un ingreso superior al mínimo, ya que las tarifas no se modificaron, por lo cual, con un incremento equivalente al aumento del salario mínimo (que no debería de aumentar sus impuestos), el trabajador estará pagando más impuesto sobre la renta.

¿Quién haría esto?… No estoy seguro si fue un inepto o un embaucador.

Si es un inepto, sería por ignorancia que acabaría afectando a cientos de miles de trabajadores. Pero si es un embaucador, entonces lo hizo a propósito, y con tal de recaudar más impuestos, preparó el timo engañando astutamente a los trabajadores, haciéndoles creer que los benefició cuando en realidad los perjudicó.

Aunque este gobierno pregona que “primero los pobres”, no nos ha aclarado si es porque los quiere ayudar a salir de pobres, o porque quiere que haya más pobres en nuestro país. Yo no quiero aventurar un juicio, pero ¿qué opina usted, estimado lector?”

 

Nada como el análisis de un experto para desnudar estrategias y mentiras del gobierno en turno.

elbaldondecobian@gmail.com @jmcmex

https://josecobian.blogspot.com/2023/12/blog-post_26.html