Occidente está cambiando «discretamente» su estrategia en Ucrania

A lo largo del conflicto, Joe Biden ha pasado de prometer que EE.UU. apoyará a Kiev «por el tiempo que sea necesario» a decir: «Mientras podamos».

Europa y EE.UU. «están cambiando discretamente su enfoque» hacia el conflicto en Ucrania, abandonando la idea de que Kiev alcance «una victoria total» frente Rusia y dándose por satisfechos con que logre «mejorar su posición» a la hora de negociar un acuerdo con Moscú, informó Politico este miércoles, citando a sus fuentes.

«Una negociación de este tipo probablemente significaría ceder partes de Ucrania a Rusia«, señala el medio. Sin embargo, «la Casa Blanca y el Pentágono insisten públicamente en que no hay ningún cambio oficial en la política de la Administración y que todavía apoyan el objetivo de Ucrania de expulsar completamente al Ejército ruso del país», indica el artículo.

Según un funcionario estadounidense y un diplomático europeo, que hablaron bajo condición de anonimato, Washington junto con sus aliados europeos actualmente están «discutiendo el redespliegue» de los soldados ucranianos «lejos de la contraofensiva casi fallida» hacia una posición defensiva contra las tropas rusas.

A su vez, un portavoz de la Casa Blanca, cuyo nombre tampoco ha sido especificado, remarcó que Washington «en todo momento» adhirió a la postura de que «la única forma de que esta guerra termine, en última instancia, es a través de la negociación». «Queremos que Ucrania tenga la mano más fuerte posible cuando eso suceda«, aseguró.

Entre tanto, la asistencia militar estadounidense a Kiev cada vez logra menos apoyo en el Capitolio. Por su parte, el presidente de EE.UU., Joe Biden, ha pasado de prometer que Washington apoyará a Kiev «por el tiempo que sea necesario» a decir: «Mientras podamos«.

No obstante, al tiempo que EE.UU. «ayuda a Ucrania a adoptar una postura más defensiva, no puede dar la impresión de que la Administración Biden esté cediendo ventajas a Putin después de insistir […] en que respalda plenamente la promesa de Zelenski de vencer a Moscú», comunica el periódico.

«Esas discusiones [sobre las conversaciones de paz] están comenzando, pero [la Administración] no puede dar marcha atrás públicamente debido al riesgo político» para Biden, quien se encuentra involucrado en la carrera presidencial, dijo un funcionario del Congreso. Así, Washington está centrado en «resucitar rápidamente la propia industria de defensa de Ucrania para suministrar el armamento que se necesita desesperadamente y que el Congreso de EE.UU. se resiste a reemplazar», concluye el medio.