Fantasía pensionaria

Opinión Federico Rubli Kaiser

AMLO propone un sistema híbrido gobierno-afores para pensiones. Se estima que en 2024, 650,000 personas recibirán una pensión. Para alcanzar un 100% de pensión, se necesitaría cubrir un déficit de 7,500 pesos.

Hasta el 5 de febrero se conocerán los detalles de la reforma que pretende pagar a los pensionados nuevos de 2024 el 100% de su último salario, la llamada tasa de reemplazo (TR). No obstante, a partir de declaraciones de AMLO, es posible armar alguna hipótesis de cómo pensaría lograrlo. Lo que es un hecho es que cualquier escenario implica usar recursos públicos que no se tienen ni es posible generar en el corto y mediano plazo.

AMLO ha señalado que mantendría el sistema de afores, pero abrió la posibilidad para que el gobierno participe en la administración de esos recursos, es decir, un sistema híbrido gobierno-afores para pagar pensiones.

Para percatarnos de la fantasiosa cantidad de recursos públicos requeridos para cumplir el deseo de AMLO, hagamos algunos cálculos. Con estimaciones de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro y Consejo Nacional de Población, se espera que en 2024 cerca de 1 millón de personas cumplan 65 años, de las cuales se espera que el 65% alcancen una pensión, es decir, 650,000, la mayoría por la Ley 73 (sistema IMSS anterior). El salario mensual del trabajador promedio es dos veces el mínimo (15,000 pesos) y la pensión promedio es de un salario mínimo (7,500 pesos), parte proveniente del saldo de la afore, es decir, en promedio, una TR de 50 por ciento. Para que los jubilados nuevos de 2024 tengan una pensión de TR = 100% (15,000 pesos), el faltante es de 7,500 pesos.

AMLO ha dicho que éste lo cubriría el gobierno, lo que implicaría en 2024 un costo adicional de 58,500 millones de pesos (7500 x 12 x 650,000), provenientes de algún “fondo mágico”. Los millones de personas que ya están pensionadas lo han hecho a lo largo de los años con una TR que ya no se puede modificar. Supondríamos que AMLO querría compensarlos de alguna manera para una equidad parcial con los nuevos jubilados. Un esquema de compensación es complejo; una forma sería, por ejemplo, incrementar en 50% la Pensión del Bienestar para Adultos Mayores (PBAM), es decir, en 1,500 pesos al mes (actualmente es de 3,000 pesos).

Con un total de 12.8 millones de beneficiarios que incluye a los nuevos pensionados en 2024, ello representaría un costo anual adicional de 19,200 millones. Como en el pago de la PBAM sería administrativamente complicado distinguir entre los nuevos pensionados y los que ya están en el programa, los nuevos también obtendrían esa compensación universal. Así, el costo total adicional de recursos públicos para la reforma sería de 77,700 millones de pesos, que es la suma del mecanismo de compensación de 19,200 millones de pesos más 58,500 millones de pesos para cubrir el faltante para que los nuevos lleguen a una TR = 100 por ciento.

Estos casi 78,000 millones adicionales son casi 17% de los 465,000 millones que el presupuesto reconoce como costo de la PBAM en 2024. Hay que considerar que sería una obligación vitalicia del gobierno con un número creciente de pensionados, por lo que hacia adelante permanecería como un enorme compromiso presupuestal.

AMLO debe entender que cualquier reforma pensionaria debe pasar primero por una reforma fiscal, tanto del gasto como de los ingresos. Un eventual rechazo legislativo lo utilizará para fines demagógicos. En la fantasía electorera, las promesas de campaña no conocen restricción presupuestal.

X: @frubli