Reducen casi 18 veces el presupuesto para Zama en 2024, para su arranque hasta 2025

Por Karol García
Para: El Economista

La CNH aprobó que a lo largo del 2024 se reduzca de un presupuesto de 1,243 millones de dólares a 69.85 millones de dólares, aplazando así un año el desarrollo del yacimiento Zama.

La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) aprobó que a lo largo del 2024 se reduzca de un presupuesto de 1,243 millones de dólares a 69.85 millones de dólares, aplazando así un año el desarrollo del yacimiento Zama, que operará Petróleos Mexicanos (Pemex) tras la unificación de este primer descubrimiento de un privado y la asignación contigua Uchukil que es parte de los activos de la estatal en aguas someras del Golfo de México.

En el nuevo plan que presentará Pemex se pasará de un gasto de 1,069 millones de dólares en instalaciones a ejecutarse a partir de diciembre de 2023 y hasta el último mes de 2024, a sólo 2.86 millones de dólares en construcción de instalaciones.

El comisionado Héctor Moreira aseguró en la sesión del órgano de gobierno que resulta preocupante que se aplacen estas actividades, aunque existan razones técnicas para ello.

Hay que hacerse la pregunta de si se debe cambiar el plan de desarrollo y no sólo el programa de este yacimiento”, dijo, “¿cómo vamos a arreglar esto? En donde cae? Podemos acelerar el proceso? Nos conviene quedarnos con el mismo programa o hay que cambiarlo?”.

El yacimiento Zama fue el primer descubrimiento de hidrocarburos realizado por un operador distinto a Pemex tras la apertura del sector y se dio gracias a los trabajos realizados por el consorcio liderado por la estadounidense Talos Energy y sus socios Sierra Oil and Gas (hoy adquirida por Wintershall DEA) y Premier Oil, en el bloque 7 de la Ronda 1.1Talos Energy hoy tiene participación de 49% de Carso Energypropiedad de Carlos Slim.

El yacimieno fue descubierto tras la perforación del pozo Zama 1, en mayo de 2017, mismo que costó 43 millones de dólares aunque el programa de exploración del Bloque 7 contempló un total de 250 millones de dólares por parte de los operadores.

El pozo Zama 1 fue perforado a lo largo de 57 días mediante un taladro semisumergible de tecnología estadounidense Ensco, para alcanzar una profundidad aproximada de 4,000 metros, donde hubo éxito gracias al hallazgo de crudo ligero.

Sus recursos prospectivos en espera de caracterización suman entre 400 y 800 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, volumen que representa cerca del 10% de las reservas probadas del país, por lo que se ha considerado uno de los 10 descubrimientos más importantes en la historia reciente de la exploración en México.

Talos y sus socios iniciaron la evaluación del yacimiento con inversiones estimadas de 250 millones de dólares para los trabajos, rumbo al desarrollo del campo en máximo cuatro años.

Desde noviembre de 2019 Pemex firmó un acuerdo preliminar con el consorcio que opera el campo y una vigencia de dos años para la unificación del yacimiento, ya que colinda con la asignación de la estatal. Posteriormente la Secretaría de Energía decretó que el operador del campo será Pemex.

La unificación es un proceso bastante común en mercados abiertos de producción petrolera, mediante el cual se han constituido muchos de los joint ventures en los litorales norteamericanos, de África y del Mar del Norte. Las empresas se ponen de acuerdo y participan cada una con el porcentaje que se defina tanto de las inversiones como de la producción, dejando al Estado las regalías correspondientes.

Cabe recordar que el mismo consorcio que encontró este yacimiento devolvió ya el otro bloque que obtuvo en esta primera licitación por falta de éxito exploratorio, además del resto del área contractual, para concentrarse en los 26 kilómetros cuadrados a desarrollar.

Los resultados de Zama, según la industria, han impulsado la perforación en bloques vecinos, mediante tesis de continuidad de los recursos en el subsuelo.