¿División de Poderes?


Punto de Vista    Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.

Se veía venir: el exfiscal general de Veracruz, Jorge Winckler fue vinculado a proceso, acusado del delito de tortura en contra de Francisco Zárate Aviña, misma víctima que también lo señala por los delitos de desaparición forzada y secuestro. *** Los hechos por los que se le acusa habrían ocurrido en mayo de 2018, cuando Jorge Winckler era fiscal general del estado. Zárate Aviña era jefe de escoltas del exfiscal Luis Ángel Bravo Contreras. *** El juez de control que llevó la audiencia de vinculación ratificó, además, la medida cautelar de prisión preventiva justificada por un año. *** El pasado viernes, Jorge Winckler fue imputado por el delito de tortura y también está acusado por los delitos de desaparición forzada y privación ilegal de la libertad, en su modalidad de secuestro. Este último proceso lo sigue en libertad desde el 15 de febrero, luego de que obtuvo un amparo de la justicia federal. *** El 16 de febrero, un juez de control del Distrito Judicial de Toluca, con residencia en Almoloya de Juárez, ordenó la liberación del exfiscal. Sin embargo, de inmediato fue detenido y trasladado a Pacho Viejo. *** Es un hecho: Jorge Winckler está pagando por los excesos que cometió cuando estuvo al frente de la Fiscalía (seguramente siguiendo órdenes del gobernador, lo que confirma que la “autonomía” de ese órgano siempre ha sido un mito) y quienes hoy lo procesan están incurriendo en pifias similares, o acaso más graves, lo que los llevará, más temprano que tarde, por el mismo camino.

* * *

Si una diferencia hay entre el presidente López Obrador y el gobernador Cuitláhuac García (a pesar de que, es evidente, el mandatario estatal se empeña en copiar las formas de su jefe) es la forma de manejar su trato con el Poder Judicial.

Mientras el presidente batalla todos los días contra la postura de la mayoría de los ministros, que defienden su autonomía, en Veracruz Cuitláhuac García -con el apoyo del Congreso local- ha conseguido un alto grado de sumisión por parte del Tribunal Superior de Justicia.

Esas diferencias quedaron plasmadas en las palabras de López Obrador en su conferencia de prensa del pasado miércoles:

– Cuando el ministro Zaldívar estaba de presidente de la corte había más recato. Todavía, cuando había un asunto así de ese tipo, de este tipo, nosotros respetuosamente interveníamos, porque es que no sólo es la libertad, aun cuando se trate de libertad domiciliaria, para políticos, sino la delincuencia organizada, con mucho poder (…) cuando se daban estos hechos y estaba Zaldívar, se hablaba con él y él podía –respetuoso de las autonomías de los jueces, pero pensando en el interés general, pensando en la justicia, en proteger a los ciudadanos ante el crimen– hablaba con el juez y le decía: ‘Cuidado con esto’. Si viene mal la averiguación, porque el ministerio público en vez de poner que detuvo a la persona a las 9 de la mañana, encontró que lo detuvieron a las 11:00, y con ese hecho podía dictar la libertad (…) Entonces, él ayudaba. Llega la señora Piña y dice: ‘Los jueces son autónomos’, o sea, licencia para robar, o sea, hagan lo que quieran.

El exministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar entendió el tamaño de barbaridad que dijo el presidente y se apresuró a deslindarse. Dijo que nunca ha hablado ni habló con ningún juez o magistrado para sugerir o instruir sobre algún caso.

“Nunca hablé o he hablado con ningún juez, jueza, magistrado o magistrada para proponerle, sugerirle, insinuarle y mucho menos instruirlos en determinado caso (…) Nunca hubo una injerencia indebida en el Poder Judicial federal, ahí están las sentencias. Tengo mi conciencia completamente tranquila. Dejé un Poder Judicial fuerte, vigoroso, moderno e independiente”.

Lo que sí admitió haber hecho fue “procesar” las quejas del Gobierno y aseguró que defendió al Poder Judicial.

En Veracruz, la mejor muestra del entreguismo del Poder Judicial a la voluntad del Poder Ejecutivo fue la declaración hecha allá por enero del 2021 por la que en ese entonces era la magistrada presidente, Isabel Inés Romero Cruz, quien ante los medios de comunicación expresó:

“Estamos poniéndole mucha atención, sobre todo porque el señor gobernador nos ha instruido para efecto de estar trabajando con ellos y nos están respondiendo, (…) se estaba dando una situación difícil, estaban sueltos, hacían lo que querían, pero en la actualidad están vigilados por el Consejo de la Judicatura”.

La togada –de quien ya se mencionaba que presentaba síntomas de problemas neurológicos– aceptaba que recibía –y acataba– instrucciones del gobernador Cuitláhuac García. Entendía que, de rebelarse, podría sucederle lo de su antecesora, la magistrada –ya fallecida– Sofía Martínez Huerta, quien durante su gestión en la presidencia del Poder Judicial se opuso a la opacidad que pretendían imponerle desde Palacio de Gobierno y, como consecuencia de ello, fue sometida a juicio político y destituida.

En la actualidad, producto del desgaste natural que sufre un gobernador al final de su gestión, la actual magistrada presidente, Lisbeth Aurelia Jiménez Aguirre emprendió una cacería contra la que fue titular de la Dirección de Administración. Una pieza que les resultó muy útil, pero que terminó resultándoles “incómoda”.

Esto que conservó Cuitláhuac García durante toda su administración (la sumisión del Poder Judicial) su jefe lo perdió cuando decidió que el ministro Arturo Zaldívar anticipara su salida para sumarse al equipo de Claudia Sheinbaum.

* * *

Epílogo.

Aunque insista en negarlo el gobernador, lo cierto es que la violencia en Veracruz sigue creciendo, ahora con el agregado de la motivación política. *** Desde el pasado martes se dio a conocer la desaparición de cinco agricultores provenientes de la localidad de Santa Rosa, municipio de Actopan, quienes acudieron a la Fiscalía regional en la ciudad de Veracruz y después de eso ya no se supo más de ellos. *** Los desaparecidos (Jesús Cervantes Grajales, David Hernández Aguilar, Rafael Montiel Cervantes, José Juan Montiel Cervantes y Lorenzo Ortiz Báez) fueron citados en la Fiscalía Regional para dirimir un conflicto de terrenos; llegaron a la cita, pero luego de que abandonaron esas oficinas desaparecieron. *** Familiares de los agricultores desaparecidos acudieron al Juzgado de Control en la Ciudad Judicial de Veracruz acompañando a un sexto agricultor que también acudió a audiencia, con el temor de que algo similar pudiera ocurrirle. *** La disputa legal involucra a cerca de medio centenar de ejidatarios que están confrontados con un particular identificado que pretende apoderarse de sus predios. *** Los familiares de los agricultores desaparecidos denunciaron que han sido víctimas de varios los ataques, como intimidación, golpizas y el asesinato de una persona, pero no han recibido el respaldo de las autoridades. *** Está confirmado que los desaparecidos sí acudieron a la audiencia realizada en las instalaciones de la Fiscalía; incluso uno de los vehículos en los que viajaban fue hallado en el estacionamiento de la fiscalía. Un segundo vehículo no ha sido localizado. *** Ya el gobernador dijo que “le ayudarán” a la Fiscalía para encontrarlos.

 

filivargas@gmail.com