Gobernadores en pie de guerra: qué hay detrás de la disputa entre Milei y las provincias argentinas

Varios mandatarios del interior recurrieron a la Justicia por fondos federales que dejaron de recibir. En la Patagonia, paralizarían la producción de petróleo como respuesta a la «extorsión» del presidente.

«Los voy a dejar sin un peso, los voy a fundir a todos». La frase es del presidente argentino Javier Milei y fue pronunciada en enero durante una reunión de Gabinete, en medio de las dificultades del Gobierno nacional para lograr la aprobación de la ley ‘ómnibus’, clave para aplicar el duro recorte de gastos prometido en campaña. El mandatario se refería a los gobernadores de las provincias, algunos incluso aliados, que no aceptaban el capítulo de reforma fiscal del megaproyecto oficialista.

El Gobierno culpó a varios mandatarios provinciales de no haber promovido mediante sus legisladores en el Congreso la aprobación de la iniciativa, y partir de allí amenazó con quitarle financiamiento a los distritos.

Fue un anticipo de lo que llegaría un mes después. Milei cumplió. Ya son varios los gobernadores que se enfrentan al líder libertario porque han dejado de recibir dos aportes clave contemplados en la ley de coparticipación federal (reparto de recursos desde la nación hacia los 24 distritos y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires). Uno es el Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid), con el que se sostienen mejoras salariales a los maestros de escuelas públicas. El otro es el Fondo Compensador para el Transporte Público, cuya quita implicará un inevitable aumento en las tarifas de buses. 

La disputa no es solo económica, sino, sobre todo, política. Puso de un lado a los jefes distritales y del otro lado al líder libertario. Y se juega en varios terrenos: en los medios, en las redes y en el marco judicial.

También remueve controversias históricas acerca del centralismo de Buenos Aires a la hora de administrar recursos que son de todos los argentinos, en un país federal.

La Patagonia rebelde

Los gobernadores de la Patagonia, con Ignacio Torres, de Chubut, a la cabeza, se han unido en defensa de los intereses de la región. Y amenazan con suspender la producción de petróleo y gas en respuesta a las «extorsiones» de la Casa Rosada, a la que podrían «dejar sin energía»advirtieron.

«Las provincias son preexistentes a la nación y merecen respeto. Nadie puede someterlas ni extorsionarlas con amenazas de restricción de fondos públicos que les pertenecen por derecho propio», señalaron el viernes en un comunicado firmado por las autoridades de la región patagónica.

Este martes, un fallo de la Justicia federal le dio la razón a Chubut y ordenó al Gobierno nacional devolver los fondos coparticipables a la provincia. Torres reclamó ante el Juzgado Federal N° 1 de Rawson el dictado de una medida «autosatisfactiva» contra el Estado nacional para que «cese» la retención automática de 13.500 millones de pesos (unos 16 millones de dólares) de la coparticipación, reportó La Nación.

Casi de inmediato, el presidente Milei ordenó a su equipo legal a pedir un ‘per saltum’ a la Corte Suprema de Justicia a fin de revertir el reciente fallo desfavorable en torno a la disputa por fondos coparticipables de Chubut, informó NA.

El ‘per saltum’, que en latín significa «salto de instancia», es una herramienta legal que opera del siguiente modo: una vez que una causa tiene sentencia del juzgado competente de primera instancia, si la causa reviste gravedad institucional, las partes apelantes pueden llevar el caso directamente a la Corte Suprema de Justicia de la Nación (máximo Tribunal) evitando pasar por la segunda instancia.

Previo al enfrentamiento legal, Torres y Milei se cruzaron a través de declaraciones en los medios, donde el mandatario nacional no escatimó en insultos y provocaciones poco comunes para el cargo que ocupa. «Es un pobre chico que no puede leer ni un contrato». «Pobrecito, Nachito no la ve; es de una precariedad intelectual muy grande»dijo en una entrevista con La Nación +.

El presidente argumenta que Chubut tomó deuda con la administración nacional y puso de garantía la coparticipación. En su reciente fallo, la Justicia de Rawson dispuso «el cese de la retención que -en concepto de reembolsos por préstamos acordados en el marco del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial- la demandada viene realizando sobre las sumas que ha de percibir aquella en concepto de Coparticipación Federal de Impuestos». Y agrega que esto debe cumplirse «hasta tanto se concrete la refinanciación de la deuda».

Tema «saldado»

Torres se pronunció este martes en el Congreso, luego de conocer la sentencia favorable. «El árbitro de esta discusión fue la Justicia. Después el Gobierno puede apelar, pero para Chubut el tema está saldado», señaló en su discurso.

El gobernador de Chubut llamó al diálogo para resolver el conflicto y afirmó que pudo resolverse antes con «sentido común». En ese sentido, invitó al presidente Milei a participar, el próximo 7 de marzo, de la primera reunión del Parlamento Patagónico.

«El tema condujo a una falsa grieta entre el Estado nacional y los Estados provinciales. Argentina necesita unidad y que nos pongamos de acuerdo, no tenemos tiempo para dar discusiones ideológicas cuando hay que garantizar la salud, la educación», manifestó Torres.

También lo acompañaron los gobernadores de La Pampa, Sergio Ziliotto; Río Negro, Alberto Weretilneck; Neuquén, Rolando Figueroa y Santa Cruz, Claudio Vidal.

Provincias unidas

La discordia con Torres, del partido Propuesta Republicana (PRO) y virtual aliado del gobierno nacional, motivó el apoyo de otros gobernadores, incluso de otros espacios políticos. Axel Kicillof, máxima autoridad de la provincia de Buenos Aires y miembro del Frente de Todos (FdT), respaldó a su par chubutense e instó a los jefes de los 24 distritos a «actuar en conjunto» para defenderse de los embates del presidente.

«El Gobierno nacional no tiene como función fundir a las provincias, sino apoyarlas«, expresó este martes Kicillof.

Además, lanzó algunas advertencias: «Yo también puedo cerrar los accesos, los puertos. Si uno se pone a fantasear o pensar en decisiones de autonomía, o posibilidades incluso, hay muchísimas alternativas», expresó.

El lunes, se publicó en el Boletín Oficial un decreto mediante el cual el Gobierno de Milei eliminó el Fondo de Fortalecimiento Fiscal de la provincia de Buenos Aires, creado durante la pandemia por la administración de Alberto Fernández.

Ante ello, Kicillof informó esa misma jornada que la fiscalía provincial de Buenos Aires iniciará acciones ante la Corte Suprema del país para reclamar el dinero.

Fondos «discrecionales»

El Gobierno de Milei sostiene y defiende su plan ‘motosierra’, con el que busca alcanzar su ansiado «déficit cero». La mañana de este martes, el vocero de la Presidencia, Manuel Adorni, afirmó que los fondos discrecionales que se transfieren actualmente a las provincias argentinas «van a desaparecer».

«Las transferencias discrecionales se están dejando de hacer. Los fondos discrecionales van a desaparecer en este momento de la Argentina donde efectivamente no hay plata, donde no hay recursos y donde la premisa del equilibrio fiscal o de déficit cero, cualquier título que quieras ponerle a eso, es inamovible», ratificó Adorni.

El portavoz de Milei añadió que el Gobierno central solo transferirá «lo que la ley obliga a la Nación»; mientras que «todo lo que sea discrecional va a ser recortado».

Son varios los gobernadores que coinciden en la necesidad de aplicar un fuerte ajuste para equilibrar las cuentas nacionales y retomar un camino de crecimiento. La cuestión pasa por quién y cómo pagará ese ajuste.

Torres fue claro en la conferencia de prensa de este 27 de febrero en el Senado: «Queremos lo que nos corresponde. La salud, la educación, la seguridad salen plata. Sin eso, no hay paz social. Entendemos que hay que equilibrar las cuentas. El límite es meterse con nuestros pueblos».