‘¡Perra!’, le dicen a Xóchitl en llamada; ‘te mando un beso’, responde a su agresor

Arsenal  Francisco Garfias

Desde que la Catrina Norteña, influencer al servicio de Morena, filtró el número celular de Xóchitl Gálvez, la candidata opositora no para de recibir mensajes y llamadas.

Hasta la Conferencia de la Verdad que ofreció ayer llevaba 18 mil 342 mensajes de WhatsApp y otros 18 mil de texto. Ya la amenazaron de muerte en forma violenta. Analiza con sus abogados si presenta una denuncia, dijo.

Tampoco cesan las llamadas. Al inicio de la conferencia tomó varias frente a los reporteros en cosa de dos minutos. De Tlalnepantla, de Neza y hasta de Chicago. Las tres primeras, de apoyo, pero hubo una cuarta con insultos.

“¡Perra!”, le dijo una voz masculina en tono musical y burlón. Predijo su derrota en la elección presidencial. Xóchitl le respondió con un “Te mando un beso”.

* Esta guerra de llamadas la provocó el Presidente al dar conocer el número de celular de Natalie Kitroeff, jefa de la oficina del NYT en México, en la mañanera del pasado 22 de febrero, de lo que no se arrepiente.

Su naturaleza provocadora lo llevó a repetir ayer el infantil gesto, luego de que YouTube bajara de su plataforma la parte de la mañanera en la que apareció el teléfono de la corresponsal del prestigiado cotidiano, gesto que AMLO calificó de “prepotente” y “decadente”.

El Presidente puso de nuevo en pantalla el cuestionario que le envió la periodista del New York Times y volvió a dejar su número celular cuatro o cinco segundos. Luego ordenó que lo quitaran “para que no me cepillen”.

 

Xóchitl no la dejó pasar. “Muy machito contra dos mujeres periodistas (Kitroeff y Jésica Zermeño, de Univision), pero no enfrenta así a la delincuencia organizada”, contrastó.

Zermeño fue la que llevó al Presidente a decir que su autoridad moral y política están por encima de la Ley de Transparencia.

* Va una recomendación a la diputada de Morena Aleida Alavez. Lea, hasta que se lo aprenda, el artículo 56 de la Ley de Amparo en el que se basó el ministro de la SCJN Alberto Pérez Dayán para ejercer el voto de calidad que tumbó la reforma eléctrica que buscaba favorecer a la CFE sobre empresas privadas.

Aquí se lo transcribo:

“Cuando uno de los ministros se manifieste impedido en asuntos de conocimiento del pleno o la sala, los restantes calificarán la excusa. Si la admiten, estos continuarán en el conocimiento del asunto. En caso de empate, quien presida tendrá voto de calidad”.

Y es que la vicecoordinadora de la bancada guinda en la Cámara de Diputados presentó ayer una solicitud de juicio político en contra de Pérez Dayán, quien preside la Segunda Sala de la SCJN, a nombre, dice, de todo el grupo parlamentario.

El argumento que utiliza la legisladora para justificar la petición es que Pérez Dayán presidió un “proceso irregular” que culminó con la eliminación de la reforma eléctrica.

El argumento no tiene base legal. Es puramente ideológico: “No podemos permitir que continúen estos atropellos contra el patrimonio nacional”, escribió la legisladora en X.

Buscamos una reacción de Pérez Dayán. Nos la dio. Fue corta y contundente: “Caso cerrado”.

Lilly Téllez entregó una carta en la embajada de Argentina para invitar al ultraderechista presidente de Argentina, Javier Milei, a visitar el Senado mexicano y tener “un diálogo amistoso” con legisladores mexicanos sobre sus ideas políticas.

-¿Por qué a él? —preguntamos a la senadora.

-Porque es un líder disruptivo que aboga por la libertad, que logró una hazaña al detener el avance de los políticos corruptos que están en el poder —respondió Téllez.

Aclaró que no coincide en todo con Milei, pero que le gustan algunas de sus ideas contra el estatismo y a favor de la libertad.

“Ya me acusan de (ser) de extrema derecha, aunque no lo sea. Soy de derecha moderna, estoy en contra de la militarización y en favor de la vida y la familia, la democracia, la libertad, la propiedad privada. Por un Estado reducido que no estorbe el desarrollo del individuo”, puntualizó.

Jorge Álvarez Máynez, candidato presidencial de Movimiento Ciudadano, ya tiene nueva coordinadora de campaña. Se trata de la senadora Laura Ballesteros, nada menos que suplente de Xóchitl Gálvez en el Senado.

Laura se ha distinguido por su activismo urbano. Es experta en movilidad sustentable, desarrollo orientado al transporte, diseño de políticas públicas y gobernanzas abiertas.

Ha sido subsecretaria de Movilidad del DF (2015-2018) y, más recientemente, secretaria de desarrollo sostenible para la alcaldía de Monterrey en el gobierno de Luis Donaldo Colosio Riojas.