La ‘¿¡estrategia!?’ de Taboada

Duda razonable Carlos Puig

Está clarísimo que hoy confiar en las encuestas publicadas en medios y en redes no es más que un acto de fe en una religión marcada por el dinero y otras cosas. Ni modo. Así toca en estos tiempos.

Pero también está claro que Ciudad de México es uno de esos lugares donde la oposición tiene una mejor oportunidad de competir, tal vez ganar. Son varias cosas las que esto indican, empezando por los resultados de la elección de 2021 en la capital, siguiendo con la candidata de Morena que perdió —y no por poco— la encuesta interna frente a un no morenista y policía, el hecho de que el movimiento que hoy gobierna lleva, literal, décadas en el poder y todo ejercicio tan largo desgasta.

Hay tiro, mayor que en muchos estados y que para la Presidencia. El reto para la candidata de Morena y el de la oposición (perdón, Salomón, no vas a ganar) era ampliar su reconocimiento y provocar entusiasmo fuera de sus alcaldías, de donde han salido: Taboada de Benito Juárez y Brugada de Iztapalapa. De eso se trataría esta elección o eso pensábamos.

En la campaña de Taboada traen otra estrategia. Sus primeras presentaciones de personajes para integrarse a su equipo las ha hecho en estos días, con todo y videos bien producidos y camisetas con el apellido del candidato. Roberto Gil, Ernesto Cordero y Javier Lozano.

Más allá de opiniones que usted lector tenga de cada uno de ellos —buenas, malas, regulares—, me quiero referir a lo que representan los tres juntos en una campaña, presumidos por un candidato en una especie de evento inaugural de la competencia por votos en una ciudad como nuestra capital.

Un poco de memoria.

En 2017 ellos tres se bautizaron a sí mismos como los rebeldes del PAN en el Senado de la República. Se pelearon con Ricardo Anaya, entonces líder y después candidato del partido. Y la jugaron, al menos Cordero —al que corrieron del PAN— y Lozano, con el candidato del PRI José Antonio Meade.

Ahora, dirán ustedes, pues ahí está, el PRI. Pues no, otro PRI. Porque ese PRI de Meade y Videgaray (gran amigo de Cordero, por ejemplo) pues ya no existe.

¿A qué partidos representa Taboada? Perdón, ya me confundí.

Dato: Anaya está en lista para el Senado. Ninguno de los tres fichajes de Taboada aparece.

Taboada es del equipo de Jorge Romero, el hombre del PAN en la ciudad, de por sí rayado por el cártel inmobiliario.

¿Necesitaba echarse encima la sombra de Calderón, al que dudo que siquiera conozca?

No cabe duda que, de estrategia electoral, yo no sé nada.

https://www.milenio.com/opinion/carlos-puig/duda-razonable/la-estrategia-de-taboada