EL PROTEGIDO DE NAHLE

AL PIE DE LA LETRA          Raymundo Jiménez

Hace cuatro días, en Coatzacoalcos, Rocío Nahle se reunió con los alcaldes morenistas del antiguo Puerto México y Minatitlán, Amado Cruz Malpica y Carmen Medel Palma, respectivamente; las diputadas local y federal, Eusebia Cortés Pérez y Tania Cruz Santos; además del doctor Roberto Ramos Alor, candidato a la Cámara baja del Congreso de la Unión, y del dirigente estatal de Morena, Esteban Ramírez Zepeta, y de Dorheny García Cayetano, presidenta del Consejo Estatal del partido guinda. El mensaje de la aspirante a la gubernatura de Veracruz fue muy claro: “la unidad debe prevalecer ante todo en este movimiento porque por encima de intereses personales está el proyecto de nación que estamos construyendo”.

 

Hizo un reconocimiento especial a la diputada federal Cruz Santos por su trabajo legislativo y al doctor Ramos Alor porque han estado en Morena desde su fundación.

 

Nahle García recordó que ella fue en 2015 la primera diputada federal de Morena por el distrito electoral 11 con cabecera en Coatzacoalcos, seguida posteriormente, en 2018, por la actual legisladora federal. “Quiero hacer un reconocimiento a la diputada Tania Cruz, ella ha estado dos veces en la Cámara de Diputados (2018-2021 y 2021-2024), ha hecho un excelente trabajo para el movimiento”, expresó la ex secretaria de Energía y senadora con licencia.

 

Nahle destacó que en sincronía con el movimiento y de acuerdo al relevo que marca el Instituto Nacional Electoral (INE), así como el respeto a la equidad de género, el movimiento ha dado paso a otros cuadros y que “aquí en Coatzacoalcos no es la excepción”.

 

“Así es, así es el movimiento. Entonces mi reconocimiento para Tania, para Roberto y nos sentimos orgullosos del trabajo que la compañera ha hecho y concluye el 31 de

agosto. Tuvo el privilegio de estar en la Cámara en un momento histórico cuando nuestro presidente López Obrador estuvo en el mandato y seguramente al doctor Ramos Alor le va a tocar también acompañar a nuestra próxima presidenta (Claudia Sheinbaum)”, concluyó.

 

Aunque todavía no recibe ni siquiera el bastón de mando de su camarada, el gobernador Cuitláhuac García, Nahle empezó a hacer sentir su poder en el gobierno morenista y en las cúpulas partidistas, pues no obstante que la dirigencia nacional que encabeza Mario Delgado ya había incluido a Tania Cruz en la lista de sus 300 candidatos propietarios de mayoría relativa –que sería la segunda reelección consecutiva de la legisladora porteña–, dos días después fue bajada de dicha candidatura y fue sustituida por el exsecretario de Salud, Ramos Alor, ahijado político también de doña Rocío.

 

El mensaje de veto a la postulación de Cruz Santos lo envió Nahle a través de la diputada local por el distrito electoral urbano del puerto de Coatzacoalcos, Eusebia Cortés Pérez,

“Cheva”, quien el viernes 16 salió a declarar que no buscaría reelegirse para el Congreso de Veracruz.

En una carta dirigida al pueblo de Coatzacoalcos, la legisladora morenista argumentó:

“Este día, tomé una decisión acorde a mi pensamiento y mi actuar: he declinado a toda aspiración de reelección a la diputación local por el Distrito XXIX.

“Creo firmemente en mi partido (Morena) y soy izquierdista desde el centro de mi ser, por eso soy congruente y seguidora del ejemplo de nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador, seguiré trabajando desde mi trinchera y concluiré mi encomienda en el H. Congreso del Estado de Veracruz.

“Eusebia Cortés siempre ha sido coherente entre lo que piensa y hace, NO SOY una vulgar ambiciosa que trabaja para el Movimiento por un puesto, por eso no habrá reelección para ‘Cheva’, porque así lo he decidido.

“Agradezco al pueblo de Coatzacoalcos su confianza, su apoyo y su respaldo siempre en los trabajos emprendidos.

“Soy creyente de que es tiempo de las mujeres: mi apoyo total para Claudia Sheinbaum; mi lealtad, admiración y fuerza para mi futura gobernadora: Rocío Nahle. Mientras tanto, seguiré trabajando, desde el Corazón de Coatzacoalcos”, finalizaba su comunicado.

Tania Cruz captó el mensaje y dejó pasar al doctor Ramos Alor, lo que forzó a la dirigencia nacional de Morena, por razones de la obligatoria equidad de género, a bajar entonces al diputado federal por el distrito urbano de Xalapa, Rafael Hernández Villalpando, quien también buscaba su segunda reelección. El ex rector de la Universidad Veracruzana (UV) fue sustituido por la diputada local Ana Miriam Ferráez Centeno, quien lleva seis años cobrando en el Congreso del Estado después de que en 2017 fracasó como candidata del PAN a la alcaldía capitalina.

 

¿Por qué impedir entonces que Tania se reeligiera? El manotazo de Nahle para imponer a Ramos Alor se ha malinterpretado, pues ahora corre la versión de que la candidata a gobernadora no tendría plena certeza de ganar la elección del próximo 2 de junio y busca asegurarle fuero e impunidad a su protegido político, al cual recomendó al gobernador Cuitláhuac García para administrar la Secretaría de Salud a partir de diciembre de 2018, cargo al que renunció intempestivamente tres años y medio después entre graves señalamientos públicos, razón la que el 21 de mayo de 2022, mediante un video-mensaje publicado en sus redes sociales, aclaró ante la opinión pública los motivos de su salida, enfatizando que fue una decisión personal pues dizque deseaba estar más cerca de su región, en el sur del estado.

 

“Agradecer a todo el equipo Sesver que en los momentos más difíciles de la pandemia hicimos un gran equipo que condujo a nuestro estado a ser un estado protegido, vigilado, cuidado y sobre todo vacunado, que se traduce en una mejor calidad de vida y esperanza.

Quiero a ustedes, porque siento la obligación de informarles en relación a mi salida como Secretario de Salud, yo les quiero comentar que en su momento había platicado con mi

Gobernador que después de la pandemia, dejé que pasara esta situación crítica me permitiera retirarme a mis oficinas de Coatzacoalcos a seguir continuando mi servicio médico que por años hemos llevado a cabo en el sur de Veracruz.

 

“Es hora de estar más cerca de mis compañeros en el sur de Veracruz, no pierdo oportunidad de estar ante ustedes, utilizar las redes sociales para informarles, ustedes merecen escuchar la voz y el pensamiento del doctor Ramos Alor, mi trabajo ha sido reconocido por el señor Gobernador y por la ciudadanía, eso me permite ir con la frente en alto tras haber servido a las y los veracruzanos, muchísimas gracias por su atención”, expresó el galeno en el video publicado en sus redes sociales.

 

Sin embargo, el portal Plumas Libres publicó en aquella ocasión que las primeras que solicitaron la renuncia de Ramos Alor fueron las madres de los niños con cáncer por falta de medicamentos, mismo reclamo que hicieron familiares de las personas contagiadas con VIH.

 

El medio digital refirió que las irregularidades en la Secretaría de Salud de Veracruz iniciaron a mediados de 2018, 16 días después de que Cuitláhuac García tomó posesión como gobernador del estado, al otorgar sin licitación un contrato millonario al empresario y entonces funcionario de la 4T, Carlos Lomelí.

 

Así mismo, se le señaló que en la Secretaría de Salud se realizaban adquisiciones opacas, asignaciones directas de contratos y pagos excesivos a funcionarios, los que fueron detectados por la Auditoria Superior de la Federación (ASF), cuantificando el daño patrimonial en 2 mil millones de pesos.

 

De acuerdo con la versión periodística de Plumas Libres, tan sólo en el informe de resultados de la Cuenta Pública Federalizada de 2019, en el folio de observación 2019-B-30000-19-1296-08-010, la ASF emitió una Promoción de Responsabilidad Administrativa Sancionatoria debido a que no fue posible verificar.

 

Se hizo mención de un contrato de más de 30 millones de pesos, para la adquisición de medicamentos, en el que el proveedor incumplió con las condiciones establecidas, señalándose que no existía evidencia de que se hubiera entregado el producto adquirido.

 

En cuanto a las adquisiciones, control y entrega de bienes, servicios y entrega de medicamentos, la auditoría no reportó auxiliares contables, presupuestarios, ni de las cuentas de bancos, cuentas por cobrar, tampoco de deudores diversos, inventarios, almacén, bienes muebles e inmuebles, activos intangibles, cuentas por pagar, ingresos, rendimientos financieros generados y los recibidos por la Secretaría de Finanzas y Planeación.

 

La ASF identificó también “pagos en exceso” asignados a cuatro prestadores de servicios que percibieron un sueldo mayor al contratado y/o no se presentó contrato.

 

Ante estos señalamientos, el diputado federal del PAN, Carlos Valenzuela, pidió en su momento al gobernador García Jiménez la renuncia de su secretario de Salud.

 

Por si fuera poco, Ramos Alor fue denunciado ante la Fiscalía Anticorrupción y la Contraloría General del Estado por la entonces diputada del PRI, Anilú Ingram Vallines, por violencia política de género y discriminación debido a que en su última comparecencia como secretario de Salud ante el Congreso local, en diciembre de 2021, el ahora candidato de Morena a la diputación federal expresó dirigiéndose al presidente de la Comisión de Salud en respuesta a los cuestionamientos de la guapa legisladora que aún militaba en el partido tricolor: “Nada más quiero concluir diputado que me da enorme gusto de tener y conocer diputados que vienen de abajo, que caminan, que están cerca de su pueblo. Veracruz y el país ya están cansados de conocer la historia de diputadas y diputados que nunca hacen esta práctica democrática y que son ‘totalmente palacio y antes muertas que sencillas’ porque nunca han estado cerca del pueblo; qué representan esas diputadas, me pregunto yo”.

 

Ahora, luego de renunciar al PRI, la diputada Ingram Vallines es paradójicamente aliada de Ramos Alor en la presente contienda electoral, pues ambos buscan llevar a Rocío Nahle a la gubernatura y a Claudia Sheinbaum a la Presidencia de la República. Ver, para creer.