¿Ayuda divina? Presidentes que se acercaron a la iglesia cuando eran candidatos

Por: Axil Chimal

Para: Nación 321

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), cerca del 78% de la población pertenece a la religión católica y esto incluye a la mayoría de los últimos presidentes que ha tenido México quienes han recurrido a su abrigo cuando, posiblemente, más lo necesitaban: en el proceso electoral.

La Iglesia Católica Romana se centra en proporcionar a sus seguidores la “verdad divina“ sobre Dios, Jesucristo, el Espíritu Santo y los Apóstoles, pero ¿realmente los políticos se acercan a esta ideología por estas razones?

VICENTE FOX

Quien no se esforzó en ocultar su catolicismo fue el expresidente (quién gobernó de 2000-2006) Vicente Fox, pues apenas se perfilaba como candidato ya se había metido en problemas con el Instituto Federal Electoral (IFE) por aparecer en propaganda sujetando un estandarte de la Virgen de Guadalupe, casi interpretando al cura Hidalgo al momento de ejecutar el grito de independencia.

Este acto llevó a que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) presentara una queja ante las autoridades electorales mismas que encontraron a Fox culpable y le asignaron una multa al Partido Acción Nacional (PAN) de 500 días de Salario Mínimo General Vigente para el Distrito Federal. Sin embargo, le salió como una buena inversión esa multa pues se convirtió en presidente y lo primero que hizo al ganar fue ir a agradecerle a la Guadalupana.

note

FELIPE CALDERÓN

El panista Felipe Calderón (quien gobernó de 2006-2012) no sólo se tomó fotos con los religiosos y con los símbolos de esta religión sino que también le hizo serias promesas a la Conferencia del Episcopado cuando buscaba ser presidente.

Se comprometió ante los obispos católicos a “respetar la vida”, desde la concepción hasta la muerte, en otras palabras, estaba en contra del derecho de las mujeres a decidir sobre sus propios cuerpo. Asimismo, prometió plena libertad religiosa lo que se esperaba incluyera concesiones en distintos rubros del estado.

Cabe recordar que fue Calderón Hinojosa el responsable de traer a México al Papa Benedicto XVI, quien recibió las llaves de la ciudad de Guanajuato y logró que se reunieran los candidatos presidenciales de ese entonces: Andrés Manuel López Obrador, Enrique Peña Nieto, Josefina Vázquez Mota y Gabriel Quadri.

note

ENRIQUE PEÑA NIETO

Enrique Peña Nieto declaró en alguna ocasión que entre sus libros favoritos se encontraba la biblia, aunque no toda, algunos versículos y aunque miles de mexicanos se burlaron de esa respuesta puede que sea real el cariño que el expresidente tenía o tiene por la religión.

Desde antes de ser presidente, como gobernador del Estado de México, no era un secreto la buena relación que tenía con los obispos importantes con quienes se reunía en repetidas ocasiones tanto que formó una oficina especializada de enlace y atención a los obispos, conducida por Roberto Herrera Mena, sin escatimar recursos para proveer de atenciones, privilegios materiales y hasta caprichos de los religiosos.

Aunque no fue la base de su campaña, analistas políticos consideran que sí fue de gran ayuda su buena relación con la iglesia para su llegada al poder; sin embargo, en durante su sexenio tuvieron una fuerte ruptura cuando Peña Nieto dio el visto bueno al matrimonio igualitario, acto que a los católicos no les gustó en lo absoluto.

Tanta fue su cercanía que en el 2009, como gobernador, se fue a visitar al Papa Benedicto XVI, y no se fue solo, sino que lo acompañó su entonces esposa, Angélica Rivera, y los obispos de Ciudad Altamirano, Cuautitlán, Ecatepec, Nezahualcóyotl, Teotihuacán, Texcoco, Valle de Chalco, Tlalnepantla, Tenancingo y el arzobispo de Tlalnepantla y entonces presidente del Episcopado Mexican, Carlos Aguiar Retes.

note

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR

Tal vez el candidato que menos usó la imagen de la iglesia durante su campaña electoral fue el actual presidente Andrés Manuel López Obrador; sin embargo, ante mucha especulación, aceptó ir a la presentación del Papa en Guanajuato cuando su rival Felipe Calderón ya era presidente.

El presidente en ese entonces aseguró que aprovecharía el momento para entregarle una carta a Benedicto XVI sobre la situación que enfrentaba en ese momento el país. Cabe recordar que esta acción la repitió ya como titular del ejecutivo y con el Papa Francisco.

No obstante, aunque al principio de su sexenio parecía tener muy buena relación con los religiosos luego de darles el visto bueno para tener acceso a radio y televisión, algo a lo que ni siquiera los otros candidatos se atrevieron.

Ha agradecido la intención de los clérigos de querer ayudar a pacificar al país, por ejemplo, los sacerdotes en Guerrero que han buscado el diálogo entre grupos criminales para detener las guerras que desencadenan entre ellos y que se han llevado decenas de vidas.

note