¿Todos pierden con venta en plataformas?

Opinion     Marielena Vega

Todo parece que el tema de las ventas vía plataformas que representan 200 mil cajas diarias que entran a México, con ventas de aproximadamente 3 mil millones de dólares al año.

Representando tan sólo por las ventas de ropa una evación de impuestos equivalentes a 38 mil millones de pesos para el gobierno mexicano quedará como pendiente para la siguiente administración.¡

Aunque, como le cometamos en este espacio, el miércoles 6 de marzo, el tema llegó hasta las oficinas de la Secretaria de Hacienda, al mando de Rogelio Ramírez de la O. Nos comentan que los ajustes parecen estar tardando más de lo que hubiera querido el gremio empresarial.

A dicho planteamiento que llegó a finales del año pasado a las oficinas de la dependencia financiera, de parte de la Concamin, que preside José Abugaber; Coparmex, al mando de José Medina Mora; Concanaco, que comanda José Héctor Tejada y ANTAD, bajo la tutela de Manuel Cardona Zapata ya se sumaron varios sectores más, a fin de cuentas, las afectaciones siguen aumentando.

El problema no es de evasión fiscal sino de abuso a esquemas que se usan para envíos pequeños que en teoría no debieran ser nuevos o mercancía cuyos productos son meramente de importación.

En México, en las Reglas Generales de Comercio Exterior se establecen los parámetros para la determinación de contribuciones en la importación simplificada. Específicamente la regla 3.7.36 de las reglas vigentes señala los montos y requisitos según los cuales ciertos envíos podrán exentar el pago de aranceles e impuestos, así como la sujeción al cumplimiento de normas y estándares técnicos y la entrega de información relevante sobre el producto a importarse.

Se hacen nugatorias las restricciones a la importación que imponen las autoridades mexicanas a las efectuadas en la vía tradicional.

Este uso indiscriminado y masivo del régimen simplificado para fines distintos a los que le dieron origen provoca detrimentos recaudatorios injustificados e incluso menoscabos al interés público, tales como:

Reduce los ingresos fiscales del Estado mexicano, al estar exento de aranceles a la importación e impuestos domésticos existe una reducción a la carga fiscal. Esta

pérdida de ingresos públicos es cada vez mayor, por los beneficios para el vendedor de la mercancía de utilizar el régimen simplificado.

Coloca en una situación de riesgo a los consumidores mexicanos, por la inaplicación a las mercancías importadas por esta vía de las normas oficiales mexicanas, destinadas a proteger la integridad física, la salud y el derecho a la información de los consumidores.

Competencia desleal, al dar injustificadamente un trato más ventajoso a las mercancías comerciales importadas bajo el régimen simplificado que a aquellas internadas bajo el régimen tradicional, puesto que el monto a enterar de contribuciones por la vía tradicional puede llegar a ser de hasta el 51% sobre el valor total de las mercancías, contra las reducidas tasas que se aplican para los casos de procedimiento simplificado, mismo que generalmente es utilizado en el comercio electrónico.

Así las cosas y las peticiones que han sido externadas de forma clara. ¿Será que se pueda hacer algo todavía en estos meses por venir?