Siguen los palos de ciego del Gobierno en compras de fármacos

Opinión Maribel Ramírez Coronel

El sexenio está por terminar y este Gobierno nunca le agarró la onda a las compras de medicamentos y material de curación, y de ahí que no pudo resolver los problemas de desabasto de medicinas. Se supone que en este último año ya no tendría que haberlos, pero el desorden no se ha acabado y, por ende, tampoco termina de resolverse la carencia de insumos en hospitales y clínicas del sector público.

Ya perdimos la cuenta de qué número de intentos lleva la actual administración que prácticamente cada año ha buscado hacer de manera diferente las adquisiciones de medicamentos. En todo el sexenio, van seis experimentos. Recordemos que primero en 2019 se intentó desde la Secretaría de Hacienda con Raquel Buenrostro, después en 2020 entró el naciente Insabi pero no tenía idea y realmente no tomó las riendas de las compras; más tarde en 2021 se vivió el costoso y tortuoso ejercicio con la UNOPS, y como tampoco resultó, otra vez el 2022 le entró el Insabi, con ayuda de la Secretaría de Salud.

Como Insabi es eliminado en 2023, se asumió que sería su suplente, el OPD IMSS Bienestar, el organismo encargado de estas adquisiciones fundamentales. Pero al final, ya al cuarto para las doce -porqué no- se diseña un nuevo esquema. Es ahora encabezado por un militar, el general en retiro Jens Pedro Lohman Iturburu, titular de la paraestatal Birmex, que conforme se anunció en diciembre de 2023 es el responsable de estas vitales compras.

Lo paradójico es que en el nuevo modelo dejaron fuera a los institutos de salud del Ejército, los hospitales de Sedena y Semar -como consentidos del sexenio- tienen la libertad de comprar sus insumos por su lado. De alguna manera el Ejército está ya a cargo de todas esas compras para el sector salud.

Lo que le toca a Birmex es hacerse cargo del abasto para IMSS, ISSSTE y el nuevo OPD IMSS Bienestar.

Bajo el actual experimento la megabodega de Huehuetoca -mal llamada megafarmacia- se supone juega un rol protagónico, pero la verdad es que aún no está lista. A ver si alcanzan este año a probar el nuevo modelo enfocado a controlar todo el abasto. Lo planean hacer bajo el llamado Centro de Control, Comando, Comunicaciones e Inteligencia (nombrado C3I, muy al estilo militar). Y es que según esto, Birmex tendrá la responsabilidad de todo el proceso.

Después de que el IMSS, ISSSTE e IB definan la demanda, a Birmex le tocará no sólo consolidar todo lo demandado y licitar, sino también contratar; y además se hará cargo del almacenamiento y distribución hasta la última milla, es decir hará llegar los medicamentos y demás insumos hasta donde están los pacientes en centros de salud y hospitales.

Ya se verá si finalmente tiene sentido todo lo que planean y esta vez lo logran. Por lo pronto, con la convocatoria recién emitida, Birmex está arrancando su primer ejercicio con una pequeña compra consolidada que alcanza como para un mes; debe tomarse como sus primeros pininos. De fármacos serán 62 millones de piezas de 535 claves que implica una inversión menor a 18,000 millones de pesos. A ver qué tal resulta el experimento.

Pero los primeros indicios no permiten ser optimistas. Aún están hechos bolas con la real demanda. Conforme información que nos comparte Enrique Martínez, de INEFAM, están incluyendo claves que ya fueron compradas y cuyos contratos siguen vigentes. Recuérdese que en 2022 se hizo una compra bienal para cubrir 2023 y 2024, pero pues no cubrió todo y no fue suficiente, de modo que a fines del año pasado se hizo otra complementaria la cual actualmente está siendo abastecida.

Entonces están queriendo comprar claves ya adquiridas. Los datos de INEFAM revelan que de las 609 claves que Birmex está pidiendo para IMSS, hay 311 que tienen por lo menos un contrato vigente para abasto 2024. Para el IMSS-OPD, de las 783 claves solicitadas, hay 527 en esa situación. Para ISSSTE, son 171 duplicadas de las 224 claves pedidas. Este empalme genera inquietud y gran incertidumbre entre las empresas potenciales proveedoras y las que ya están surtiendo esas claves.