El futuro es oscuro y el presente, indigno: el PRIAN usa a PRD para pagar sus eventos


Por Daniela Barragán

En el marco de su 35 aniversario, el PRD atraviesa por una crisis notoria: ya no gobierna ninguna entidad, perdió el registro en algunos estados —el nacional está en riesgo— y este 2024 no tiene a ningún militante como candidato a algún cargo. Eso sí, es de los partidos de la oposición el que paga los eventos.

Ciudad de México, 15 de marzo (SinEmbargo).- El Partido de la Revolución Democrática (PRD), integrante de la alianza con los partidos Acción Nacional (PAN) y Revolucionario Institucional (PRI), es quien paga las lonas, los desayunos, las rentas de los salones, el equipo audiovisual, encuestas de opinión, el internet y hasta urnas que no fueron utilizadas  por el Frente Amplio por México, que hoy abandera a Xóchitl Gálvez Ruiz y se hace llamar Fuerza y Corazón por México.

En la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) hay cerca de 31 contratos por más de 10 millones de pesos en los que se muestra cómo el PRD es el partido que más ha aportado para la realización de los eventos conjuntos.

Para este 2024, de los tres partidos que integran la principal alianza opositora, el Sol Azteca, que encabeza Jesús Zambrano, es el que menos cargos a disputar tiene, ya que los principales quedaron en manos de los otros dos partidos y de sus dirigentes, el panista Marko Cortés y el priista Alejandro Moreno Cárdenas, acompañados cada uno de su círculo más cercano.

Conferencia del Frente Amplio por México.
Imagen de uno de los varios eventos del Frente Amplio por México de 2023 pagado por el PRD. Foto: Mario Jasso, Cuartoscuro

El PRD, que el próximo 5 de mayo está por cumplir 35 años de su fundación, va por su segundo proceso presidencial consecutivo sin un candidato propio, ya que los números lo han orillado a subsistir a través de las alianzas, principalmente con el PAN después de la salida de Andrés Manuel López Obrador, quien los acompañó por última vez en la elección de 2012.

Pero además, para esta elección, el Partido no tiene ningún candidato para alguna gubernatura. Silvano Aureoles Conejo, que terminó su administración en el Gobierno de Michoacán en septiembre de 2021 es hasta el momento el último Gobernador proveniente de ese partido.

También está el tema del registro.

En 19 entidades ya no cuenta con éste y a nivel nacional apenas lo conservó cuando en 2021 obtuvo un 3.6 por ciento de votación; el mínimo es 3 por ciento.

Para este 2024, el PRD está entregado a la Alianza y a su candidata, Xóchitl Gálvez Ruiz. De acuerdo con los contratos, el papel de este partido en la alianza es el de poner los materiales para los eventos.

Jesús Zambrano, presidente del PRD acompañado de Xóchitl Gálvez durante la plenaria del PRD que se llevó a cabo en un hotel de Reforma. Foto: Andrea Murcia, Cuartoscuro.

Los contratos de 2023 exhiben algunos datos.

Por ejemplo, el pago de 297 mil 683 pesos para 400 urnas que serían utilizadas en la elección de su candidata presidencial que al final ya no fueron necesarias porque por un acuerdo cupular —y no mediante un proceso ciudadano como se prometió— quedó Gálvez.

El PRD pagó 290 mil pesos para un “Estudio de opinión de la población residente en la República Mexicana sobre la preferencia de aspirantes a ser el responsable de la construcción del Frente Amplio Por México” y otros 487 mil 200 pesos por encuestas de opinión en 100 mil viviendas para elegir a la finalista que representará al Frente Amplio.

También cargó con el pago de un evento del Frente en el Centro de Negocios de la Cámara de Comercio en Guadalajara, Jalisco, estado en donde no tiene ni registro. Le costó 284 mil 364 pesos.

Otro evento que le costó casi un millón y medio de pesos fue el del anuncio de los cuatro finalistas para la candidatura presidencial del Frente, realizado en el Hotel Fiesta Americana en Reforma, en la Ciudad de México.

El evento se realizó el 9 de agosto de 2023 para la entrega de constancias a Enrique de la Madrid, Beatriz Paredes, Santiago Creel y Xóchitl Gálvez.

Algunos detalles del paquete que contrató el PRD. Foto: PNT

Previo a ese evento, Miguel Ángel Mancera y Silvano Aureoles que eran los únicos aspirantes del PRD, lanzaron una serie de críticas al mecanismo que los descalificó al asegurar que no habían logrado reunir las 150 mil firmas requeridas para avanzar a la siguiente etapa.

El contrato que firmó el PRD con la empresa SEICE fue por 473 mil 628 pesos por el servicio de lonas, gafetes, escenarios y material audiovisual.

Un día antes, el 8 de agosto, el PRD pagó un desayuno de 310 mil 189 pesos también como evento del Frente Amplio.

El 29 de junio el PRIANRD anunció la instalación del Comité Organizador del Frente Amplio por México que sería conocido como el “miniINE” al estar integrado por extrabajadores del Instituto Nacional Electoral. Este grupo sería el encargado de implementar un mecanismo abierto para elegir al candidato presidencial, pero se disolvió antes de iniciar el proceso.

Aún así ese evento también lo pagó el PRD y le costó 150 mil 266 pesos para la organización del evento además de un desayuno.

Pero también está el pago de lonas y propaganda.

El 4 de agosto el PRD pagó 114 mil 840 pesos por 200 lonas de 3 por 3 metros con el diseño del Frente Amplio por México. Antes, el 17 de febrero, pagó 10 mil 034 pesos por dos lonas de 6 por 1.50 metros; dos lonas de 1.70 por 1 metro con la leyenda de “Mi voto no se toca”. En el mismo contrato se solicitaron 3 millares de volantes media carta con la misma leyenda.

El material se utilizó para la marcha realizada el 26 de febrero de ese año.

Imagen del contrato pagado por el PRD. Foto: PNT