Nahle en caída vertical acusa a Pepe Yunes de “¡Intrigoso y difamador!” 

LINEA CALIENTE    Edgar Hernández*
En el mundo bizarro de Rocío Nahle es falso que posea mansión alguna de 40 millones “¡Yo solo rento!” y quien sí recibió maletas de dinero es Pepe Yunes “¡Un chismoso vil!”.
 Asegura además que será la gobernadora de Veracruz… ¡aunque es oriunda de Zacatecas!
Simplemente perdió la razón. Extravió la proporción de su realidad y el berrinche la tiene obnubilada.
Vive un mundo de soledad. Nadie la pela -a Manuel Huerta ya lo regresaron a la primera posición senatorial- y en la desesperación acude a mercenarios como el radiodifusor Carlos Ferraez quien le abre el micrófono no para aclarar sus riquezas, sino para insultar a Pepe Yunes, confundir en parentesco a Fernando Yunes en lugar de Héctor Yunes y enredarse con temerarias afirmaciones.
En charla a modo no acierta en los datos al acusar a su rival Pepe Yunes de recibir maletas de dinero del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya quien, en efecto, al ser apresado denuncia haber entregado sobornos a legisladores para que aprobaran la Reforma Energética de Pena Nieto, pero nunca señala a los senadores Héctor y Pepe Yunes.
Los legisladores que se mencionaron en aquel momento fueron Ernesto Cordero, Francisco García Cabeza de Vaca, José Luis Lavalle y Salvador Vega Castilla a quienes por cierto nunca se les probó nada, incluso cabeza de Vaca llegó a la gubernatura de Tamaulipas.
Lo busca Nahle a través de la prensa mercenaria es confundir a la opinión pública rechazando cuantiosas inversiones inmobiliarias realizadas a través de su joven sobrina Maribel Hoyos Peña, quien es la prestanombres.
Y bastó que se destapara la cloaca de sus corruptelas para que quedaran al descubierto los negocios de familia y las propiedades millonarias que poseen.
Todavía la noche de ayer martes 19 de marzo, un nuevo y demoledor Twiter del empresario Arturo Castagné Couturier señala en breve texto acompañado de dos fotografías la casa en la cual vive Maribel Hoyos Peña.
Esa casa no es la mansión de los 40 millones denunciada en días pasados (escritura pública 47366 del tomo 1052) en donde solo caben 12 Suburban y se puede llegar en yate o por tierra, es otra.
Esta es una de tan solo un millón de dólares que está ubicada al lado de la casa de Nahle -de lado derecho- y según escritura pública notariada, las dos residencias fueron compradas por esta joven de escasos 22 años que trae en la cartera mas de 60 millones de pesos.
Ello se da a la par de la revelación de Antonio Caraveo Maldonado, quien publica “Otra propiedad de la candidata al Gobierno de Veracruz, @rocionahle, ubicada en Guayacán y Azalea, en el selecto fraccionamiento el Country de Villahermosa, Tabasco, y todavía hay una más en Cancún que promete dar conocer con fotografías.
¿Valor?, 2 millones de dólares.
¿Y las mansiones de Coatzacoalcos, Cancún y la de Narvarte en la Ciudad de México?
Aquí el punto es de dónde sacó tanto dinero cuando solo ha trabajado para el gobierno -hasta antes del 2018- en cargos menores.
¿Fue de Dos Bocas y los contratos millonarios? ¡Fue gracias a los negocios de la basura en Veracruz que le permitió Cuitláhuac? ¿Fue antes gracias a las alianzas que tuvo, ella sí, con Lozoya a quien le colocó en Pemex a un “operador” que finalmente sería acusado de sobornos y “cómplicidad”?
El columnista Carlos Jesús Rodríguez cita que:
“Aún se recuerda que, en 2021 Nahle García recibió dos ingresos millonarios sin que su origen sea público, según observa en la declaración patrimonial que la secretaria de Energía presentó -en fecha límite- ante la Secretaría de la Función Pública (SFP)”.
Y que, de acuerdo a la investigación de “Expansión Política”, en el documento se indica que el año pasado (2020) tuvo una percepción de 9 millones 148 mil 876 pesos, lo que le convertía en la funcionaria con el mayor ingreso de los miembros del gabinete, superando 5.6 veces a lo que gana el presidente López Obrador.
A Nahle nunca le cuadraron las cuentas, menos al marido José Luis Peña, un tramposo que se irrita cuando los periodistas le piden explicaciones solo acierta a decir que “¡son ustedes unos mentirosos!”.
La turbiedad está en ellos.
Está en la señora de Zacatecas que Dios nos libre sea la gobernadora porque ¡Que tal y nos sale peor que Cuitláhuac!
Tiempo al tiempo.
*Premio Nacional de Periodismo