El pobre aporte de FXM a la campaña de Nahle

Hora cero   Luis Alberto Romero

El partido Fuerza por México es en la alianza “Sigamos haciendo historia en Veracruz” un apéndice, una fuerza política sin futuro más allá del 2 de junio próximo.

Va en alianza con Morena, Partido Verde y PT en la contienda por la gubernatura del Estado, pero tendrá que postular candidatos propios en las elecciones por las diputaciones locales.

Quienes simpatizan con esta causa aseguran que los números les alcanzarán para al menos una diputación local por representación proporcional, pero dicho escenario se observa sumamente complicado.

En las boletas por las diputaciones al Congreso veracruzano aparecerán dos opciones muy fuertes (Fuerza y Corazón por Veracruz y Sigamos Haciendo Historia por Veracruz) y una más que busca consolidarse en el escenario político-electoral de la entidad, Movimiento Ciudadano.

Por otra parte, FXM no cuenta con candidato propio a la gubernatura y la mayoría de los votos emitidos a favor de Rocío Nahle serán capitalizados por Morena y el Partido Verde, relegando a PT a un papel secundario; y a FXM a la escenografía.

Quienes conocen de cerca lo que pasa en esta fuerza política local apuntan que por el distrito de Xalapa irá como candidato Rafael Pérez Sánchez, ex regidor en el ayuntamiento xalapeño, de fuerte presencia en colonias populares de la capital.

A pesar de ese buen fichaje del equipo de FXM en Xalapa, el partido necesitaría al menos 5 o 6 candidatos competitivos para lograr al menos una curul plurinominal.

La dirigencia del partido parece apostar al apoyo del poderoso “Equipo Político” de la Sección 32 del SNTE, a cuyo frente se encuentra el ex diputado Juan Nicolás Callejas Roldán; pero se trata de un acuerdo que no necesariamente se traducirá en los votos suficientes para conservar el registro.

¿Qué representa Fuerza por México en Veracruz? Muy poco, casi nada. En la contienda de 2021 –único antecedente–apenas logró lo suficiente para mantener sus prerrogativas: en todo Veracruz consiguió alrededor de 100 mil votos; no ganó ninguna diputación local por mayoría o plurinominal, aunque sí 7 alcaldías en municipios pequeños. Sin embargo, en una contienda como la de 2024, con dos grandes fuerzas políticas en disputa, todo parece indicar que este partido no romperá la barrera del 3 por ciento y correrá con la misma suerte que más de una decena de partidos locales que terminaron por perder la categoría y desaparecer.

Hoy, su dirigente, Eduardo Vega Yunes, se esfuerza por subirse al ring, para ser tomado en cuenta por los liderazgos de la 4T, pero su capacidad de maniobra parece reducida; y su nivel, muy bajo. De forma reciente, por ejemplo, envió un mensaje al empresario Arturo Castagne Couturier, quien ha lanzado fuertes señalamientos contra la candidata Rocío Nahle. El problema para Vega es que su mensaje rayó en la amenaza, al asegurar que el empresario originario de San Rafael, ex presidente de la Fundación Produce-Veracruz, podría correr la misma suerte que el ex secretario de Gobierno, Rogelio Franco; y que el ex fiscal Jorge Winckler, ambos en problemas judiciales.

Declaraciones de ese tipo parecen más un intento por asomar la cabeza y congraciarse con el poder que una defensa bien pensada y articulada para la causa de la 4Ten la entidad.

En Morena, por cierto, saben perfectamente que con o sin FXM, el resultado de la contienda veracruzana será prácticamente el mismo.

@luisromero85