Incienso de San Amlito en Semana Santa

¡Adelante!  Pepe Valencia
Unos se pitorrean y otros lo toman en serio. Lo cierto es que ningún presidente había despertado tantas pasiones, discusiones, diferencias y pleitos entre amigos y familias.
Por ejemplo, en vísperas de la Semana Santa y alrededor de templos católicos ya venden bolsitas de «incienso de San Amlito» para atraer la prosperidad y oraciones para que se reelija Andrés Manuel López Obrador.
También ofrecen en la Ciudad de México un  juguete de peluche conocido como «el AMLITO que habla». Cuesta 200 pesitos y comentan que tiene mucha demanda entre la gente.
En octubre del 2019, en un pueblo de Sonora, López Obrador implícitamente se comparó con Jesucristo, a quien crucificaron «por defender a los humildes». ¡Alabado sea!
 Y apenas la semana pasada se voló la barda. Dijo que él platica con Benito Juárez y le pide consejos… casi todos los días. Superó a Nicolás Maduro, el de Venezuela, quien asegura que le habla un pajarito y le trae noticias de Hugo Chávez desde el más allá. ¡No, totol!
Los adversarios de López Obrador toman a chunga los dichos y hechos del presidente.
Sus seguidores, en cambio, juran que es el mejor presidente de la historia y no faltan los osados que sugieren su canonización. Amén.
 ¿En qué lado se ubican ustedes, amables lectores?