Entra México a la flexibilización monetaria de América Latina

Por: Yolanda Morales
Para: El Econmista

Bancos centrales de la región iniciaron ciclo de recortes en la tasa desde agosto del 2023. Chile, Brasil, Paraguay, Colombia, Perú, en la delantera.

Banco de México (Banxico) se unió por fin a la “fiesta de flexibilización monetaria” que mantiene América Latina desde agosto del año pasado, pero lo hizo con cautela. Así es como lo ve Andrés Abadía, economista senior para la región de Pantheon Macroeconomics.

“Banxico finalmente ha cedido ante la evidencia para iniciar un ciclo de normalización de la política monetaria. Habíamos considerado poco razonable y perjudicial mantener las tasas reales en el nivel de 7.50% donde se encontraban antes del jueves. Pero el banco central persistió en actuar con cautela y prudencia”, comentó desde Londres.

Se refiere a la tasa real, ex ante que resulta de la diferencia entre la tasa nominal que estuvo en 11.25% durante 12 meses y la expectativa de inflación del mercado para los próximos 12 meses, que según la encuesta de Banxico estaba en 3.77 por ciento.

De acuerdo con el experto de Pantheon Macroeconomics, la decisión de aplicar el primer recorte de la tasa, por parte de México, el primero en ese sentido desde febrero de 2021, se da en un ambiente de “consistente desinflación general y de claros indicios de fatiga económica”.

Al moderarse la actividad económica viene una desaceleración en la demanda que termina por restar presiones también a la inflación.

Admitió que en el comunicado, la Junta de Gobierno de Banxico resaltó que los riesgos están sesgados al alza para la inflación y él mismo identificó que “la inflación puede recuperar impulso en breve”. Y comentó que a diferencia de Banxico, en la firma no consideran viable llegar a la meta de inflación en el segundo semestre de este año.

Chile y Brasil, los pioneros
La Junta de Gobierno del banco central aplicó el primer recorte en la tasa en su reunión del 21 de marzo, en una decisión tomada por mayoría de 4 a 1, tras 12 meses de pausa en el ciclo alcista. Un lapso similar al que se tomó el Banco de Brasil para iniciar su ciclo de recortes en agosto del año pasado, en un acuerdo que también se tomó por mayoría con votación dividida. El primer ajuste a la baja de Brasil fue de 50 puntos base (pb), desde la tasa terminal que llegó a 13.75 por ciento. Desde ese momento, han recortado la tasa en 300 pb para dejarla en 10.75% donde se encuentra ahora.

El movimiento aplicado por el banco liderado por el gobernador Roberto Campos Neto, entró como segundo en la desarticulación de la política restrictiva regional. El primero de los bancos centrales latinoamericanos de desarrollo similar que recortó la tasa el año pasado, fue Banco Central de Chile, el 29 de julio de 2023.

En su caso, el recorte fue de 100 puntos base, desde una tasa terminal que llegó a 11.25%, nivel donde se mantuvo durante nueve meses. La institución liderada por la presidenta Rossana Costa Costa, ha recortado la tasa en 400 pb desde entonces hasta el 7.25 donde se encuentra actualmente.

El Banco Central de Paraguay, fue el tercero en ingresar al grupo de los bancos centrales en la región que comenzaron el ciclo de flexibilización monetaria. La institución a cargo de Carlos Carvallo Spalding, aplicó el primer recorte, de 25 pb, el 24 de agosto, tras haber mantenido la tasa en un máximo de 8.5% durante 11 meses. La reducción acumulada del rédito es de 250 pb y la tasa se encuentra actualmente en 6 por ciento.