Alcanza para plan C al 2024

Políticas, traiciones y algo más    Marco Antonio González Kuri

Ya en época electoral se crispan los ánimos, las encuestas han puesto a la toda la clase política, medios de comunicación, influencers y comunicólogos a tratar de llevar la mejor tajada para sus intenciones políticas y es que como diría un “político” la gente habla por deseo, es decir que trata de adecuar la realidad a sus mejores expectativas, sin embargo, el pueblo de México debe comenzar a pensar en beneficios colectivos, pero también límites a políticos, a partidos, y en una reforma mayor al poder judicial, los mexicanos actuamos muchas veces en beneficio personal aunque no siempre sea correcto, comencemos por pensar en el bien común, no solo en el personal.

No todas las decisiones políticas tienen porque ser en beneficio de las mayorías, a veces es como los jarabes para los infantes que saben mal, pero es mejor el remedio que la enfermedad, a que me refiero a que muchos sectores de nuestro México pueden estar en desacuerdo con muchas prácticas políticas de este gobierno, hasta añoran el pasado, suspiran porque el regreso de PRIANATO al poder, porque la memoria es muy corta y se nos olvida el daño provocado en los sexenios anteriores, la depauperación en que nos dejaron en materia económica, educativa,  de salud, seguridad pública y corrupción. Y ahora dicen que todo lo resuelven de inmediato, cuando por 100 años solo se dedicaron a saquear las arcas públicas.

La radiografía en este momento es clara, el presidente cuenta con el 73% de aprobación, además la candidata que MORENA designó le lleva 25 puntos porcentuales a la candidata opositora, es decir que 73 personas de cada 100 aprueban la gestión de AMLO. Los sondeos para la aceptación del presidente influyen de manera directa en las encuestas electorales, pero más allá del resultado que arrojaran las votaciones, reflejan una situación del momento, por ello en el tiempo que falta, el marketing, el miedo, la voluntad o la aceptación nos harán votar por el perfil que se sienta más adecuado a nuestra realidad social, económica, política y de seguridad. Claro que el resultado será más cerrado de lo que marcan las empresas encuestadoras en este momento, pues por la contienda es natural se cierre la votación.

Debo referirte apreciado lector,  que yo creo correctos muchos de los planteamientos de nuestro presidente y su 4T, sin embargo respeto las opiniones de quienes disienten, desde mi perspectiva en materia económica las cosas marchan bien, en mis 50 años nunca había visto un gobierno que logrará mantener el valor del dólar, el precio de los combustibles, una inflación menor a un digito, incremento al salario mínimo del 350%, que se cobrara los impuestos a todas las empresas, apoyo directo a los adultos mayores, aplicación de recursos para obra pública en una cantidad importante, fomento al empleo, el mayor número de empleados y empleos registrados al IMSS, es decir en materia económica aunado a un par de factores externos como las remesas y las inversiones de Estados Unidos en el país, se ha fortalecido el crecimiento económico al día de hoy.

Uno de los temas pendientes es la seguridad, sin duda al dar números es aterrador, donde los opositores fomentan el miedo en la ciudadanía, sin embargo, me suena interesante la propuesta de Claudia Sheinbaun y su grupo de expertos, que haya una mejor coordinación entre el poder judicial y las fiscalías federales y estatales, una coordinación de policías ministeriales, judiciales, federales, estatales y municipales, para poder llegar a los criminales. Adicionalmente a través de la inteligencia financiera y fiscal integrar expedientes, incautación de dinero bancario, para coadyuvar con fiscalías y poder judicial. Aunado a ello seguir con la estrategia de atacar las causas, que la clase trabajadora, obrera, campesina, profesionistas y jóvenes, tengan acceso empleos fijos y mejor pagados y los patrones se comprometan a pagar salarios con las prestaciones sociales necesarias.

Otro tema pendiente de resolver es la salud, creo que se ha trabajado en rehabilitar y construir hospitales, contratar médicos generales, especialistas y ayudantía medica necesaria con un sueldo digno, no obstante, se sigue con el problema de adquisiciones para que los nosocomios cuenten con todo el equipamiento e instrumental médico necesario, además que las compras de medicamentos y productos médicos sean consolidadas para lograr los mejores precios. Pero que lleguen a los destinos necesarios para que se aplique a los enfermos. En este momento estas serían las grandes tareas pendientes para el gobierno que termina.

Espero que quien llegue a la presidencia mantenga austeridad, apoyos sociales universales de adultos mayores, discapacitados, y logre mejorar la seguridad y la salud pública universal.