LOS ARRANQUES DE ROCÍO Y PEPEYU


ColumnaSinNombre Pablo Jair Ortega

Quien inició primero con el evento de arranque de campaña a la gubernatura de Veracruz en los primeros minutos de este domingo, fue el candidato del PRIANRD, José Yunes Zorrilla.

Lo hizo con un “Festival de la Identidad” (¿?) donde llevó a un chorro de arpistas disfrazados de jarochos y jarochas, encabezados por el conocido músico Gilberto de la Rosa.

Pasada la medianoche, apareció PepeYu (en un evento que no convocó a mucha gente, suponemos porque todo mundo anda de vacaciones en Semana Santa), dio un mensaje muy breve, les falló el sainete de las coplas que se iba a echar una jarochita bonita y se fue a la gaver… Duraron más los drones y los fuegos artificiales en el cielo que el discurso del candidato, quien apareció solo, sin arropamiento de candidatos, ni de dirigentes de partido ni de su familia.

El evento máximo duró una hora, según su transmisión en redes sociales… Y adiós.

Por la tarde-noche del sábado (debe decirse, de última hora) fue convocada una conferencia de prensa a las 9 de la mañana con la candidata de Morena, Rocío Nahle, en el famoso Café de La Parroquia conocido como “El de los 200 años”, que se encuentra justo en Boca del Río y es un lugar frecuentado por el ex gobernador panista Miguel Ángel Yunes Linares y sus simpatizantes.

Aquí la pregunta: ¿y qué ganas de ir a territorio yunista?

Bueno, la respuesta es simple: Rocío no es sumisa, es muy combativa y tiene los ovarios bien puestos (a diferencia de los testículos tibios de YSQ); por lo anterior, va a enfrentar al enemigo en su propio territorio. Parece suicida, pero está demostrando más tamaños que otros.

Para muestra: Pepe Yunes también convocó a una conferencia de prensa casi a la misma hora, pero a puerta cerrada, en un hotel de lujo y con acceso controlado.

Por su parte, la reunión de Rocío Nahle con los medios de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río (donde también hay un abierto periodismo militante a favor de los Yunes) fue en un lugar abierto, sin restricciones para nadie.

Y ocurrió lo que se esperaba. El boicot con el sello de la casa que todos conocemos: mandaron a un grupo de choque a intentar reventar la conferencia de prensa, encabezadas por Mónica Bravo, dama voluntaria del ayuntamiento de Boca del Río (sitio neurálgico del clan Yunes), con un grupo de voluntarias del DIF municipal, coordinadas por Luis Collado, esposo de Alicia Yunes Linares, quien estaba en la mesa de junto de la conferencia de Rocío Nahle.

Pero Rocío no cayó en provocaciones, con todo y que le preguntaron la cantaleta (también esperada) de sus propiedades. Cabe mencionar que la misma pregunta le hicieron en su momento a PepeYu, pero éste se hizo el occiso diciendo que sólo tenía casas en Perote y la Ciudad de México, olvidando la de Punta Tiburón.

No debe perderse de vista que el ataque fue con mujeres que se prestaron a una campaña de odio y misoginia hacia la senadora con licencia y ex secretaria de Energía. No sorprende, insisto, la estrategia porque ya lo han hecho antes: con travestis cuando Cuauhtémoc Cárdenas fue candidato presidencial en 1988; o con botargas de Hugo Chávez en el 2016; ahora con doñitas en el café.

El fondo es que Rocío Nahle (quizás contra los consejos de varios) se fue a meter territorio enemigo y ahí les está haciendo frente. Eso es lo que los tiene emperrados: que les está haciendo ruido en su casa.

Con todo y que aparentemente tenía el escenario en contra, Rocío Nahle fue arropada por todos los candidatos y candidatas al Senado y a las diputaciones federales por los distritos de la zona conurbada. De hecho, prefirió centrarse en invitar a su evento magno de arranque de campaña en la Macroplaza de Veracruz, justo donde gobierna la nuera del ex gobernador Yunes Linares.

Comentábamos tres periodistas que tardamos cuatro horas en regresar a Xalapa (mucho tráfico en la carretera entre vacacionistas, gente que fue a balnearios, camiones de pasajeros, etc.) que el evento tuvo entre 15 mil o quizás hasta 20 mil personas.

Allí, en el bastión panista-yunista, Rocío mostró un músculo que ya hubiesen querido demostrar los de la tienda de enfrente.

Reitero: eso es lo que los tiene emperrados. Por eso las campañas sucias y las guerras de lodo; la evidente desesperación.

Estas “estrategias”, dicen los que saben, le harán mucho daño al Yunes de Perote quien, aparentemente, toda su vida ha sido políticamente correcto.

El discurso no va con el peroteño, a quien llaman “el caballero de la política”… Pero es lo que tienen y para lo que les alcanza.