El PVEM gasta 687 millones para la compra de 16 millones de mochilas contaminantes

Cerros de basura “verde”

Por Daniela Barragán

 

Desde su creación en 1991, el Partido Verde ha tenido como estrategia central el aliarse con los partidos en el poder o que pueden acceder a él. Así ocurrió con el PAN, luego el PRI y actualmente, Morena. Durante todo este periodo, el número de militantes no ha mejorado, a diferencia del negocio de las “mochilas verdes”, muy comunes en las calles y en estos tiempos electorales.

Ciudad de México, 2 de abril (SinEmbargo).- El negocio de los militantes no ha sido el fuerte del Partido Verde Ecologista de México (PVEM). Este 2024, a sus 33 años, no cuenta ni con un millón de ciudadanos afiliados. La cifra llega apenas a los 592 mil 417. De hecho, en los últimos tres años perdió a más de 68 mil.

En contraste, el negocio de las mochilas verdes con el tucán ha sido próspero. En cinco años, el Partido Verde pagó 687 millones 491 mil 947 pesos por 16 millones 801 mil 529 mochilas con su logotipo. La mitad de ese dinero lo concentraron únicamente tres empresas.

Es decir, hay más mochilas que militantes, ya que a cada uno de ellos les corresponderían mil 160 mochilas.

Claudia Sheinbaum, candidata presidencial de la Coalición Morena-PVEM-PT junto con Eugenio Hernández, exgobernador de Tamaulipas y actual candidato del Verde. Foto: @partidoverdemex 

Al revisar el presupuesto de 2019 a 2023, de los reportes que el PVEM sube a la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), en algunos años el gasto de mochilas fue la mitad de su presupuesto total anual.

Y aunque en los contratos viene una cláusula en la que el Verde solicita que las mochilas sean fabricadas en “material textil que no contenga sustancias tóxicas o nocivas para la salud o el medio ambiente”, En las especificaciones de las mochilas se indica que éstas están hechas de poliéster y policloruro de vininlo, que son dos materiales altamente contaminantes.  El primero es un textil sintético del que se desprenden microfibras o microplásticos que terminan en el agua; el segundo, mejor conocido como PVC, que a pesar de ser utilizado en muchos ámbitos, es altamente tóxico y cancerígeno para los seres humanos.

La contradicción en el contrato del verde: solicita no contaminar aunque los materiales son contaminantes. Foto: PNT

El Verde es el actual  aliado de Morena. Reconocido como un “partido satélite”, desde su creación hace 33 años su política es estar con los partidos grandes: en su momento acompañó al Partido Acción Nacional (PAN) y al Revolucionario Institucional (PRI). Las relaciones con éste último no se han roto del todo, ya que son varios los casos de políticos que al no encontrar espacios en el PRI fueron acogidos por el Verde ahora en su alianza con el partido guinda.

En 2019, el Verde erogó 35 millones 754 mil 956 pesos en 901 mil mochilas. En ese primer año de una alianza incipiente con Morena, destinó a esos artículos, el 9.4 por ciento de su dinero de todo ese año.

En 2020, por 4 millones 596 mil 020 mochilas, pagó 189 millones 395 mil 486 pesos, el 39.9 por ciento de su presupuesto anual.

Para 2021, año de elecciones intermedias, el Verde compró 3 millones 950 mil 609 mochilas por 169 millones 480 mil 180 pesos, equivalente al 42.8 por ciento de sus prerrogativas.

En 2022, compró menos artículos: por 41 millones 680 mil 512 pesos 794 mil 900 mochilas, destinando únicamente el 8.7 de su presupuesto.

En 2015, el Partido Verde arrojó bolsas negras al interior de hogares en Culiacán, mismas que contenían artículos escolares con propaganda electoral. Foto: Rashide Frías, Cuartoscuro

Pero para el último año de registro, el 2023, gastó seis veces más: compró 6 millones 559 mil mochilas por 251 millones 180 mil 813 pesos. Es decir, el 49.4 por ciento de todo el presupuesto de ese partido político nacional se destinó a esas mochilas que adquirió a una sola empresa.

Estas adquisiciones se dan a la par del crecimiento anual del presupuesto del PVEM, aumentó de 2019 a 2023 en un 34 por ciento. El gasto de mochilas, en el mismo periodo, aumentó un 602 por ciento.

LOS VENDEDORES DE MOCHILAS

En el negocio de las mochilas sobresale que el Partido Verde concentró el gasto en tres empresas.

Al menos de 2019 a 2022 celebró contratos con al menos dos empresas distintas, pero en 2023, que es el año que más gastó, le otorgó 22 contratos a Servicios y Suministros Maxtres, que en total ha recibido 47 contratos del Verde.

Esa empresa en cinco años, recibió 222 millones 575 mil 377 pesos.

En segundo lugar de empresas, está Importadora y Exportadora Obegar, que tiene 23 contratos por mochilas por un monto de 122 millones 683 mil 451 pesos.

En tercer lugar, Heelix Diseños, que con 13 contratos ganó 46 millones 941 mil 636 pesos.

Estas tres empresas concentraron el 57 por ciento de los 687 millones de pesos gastados por el Verde.

Servicios y Suministros Maxtres, es una empresa que de acuerdo con su portal web, tiene dirección en el estado de Durango. Según su registro como contratista, se trata de una empresa que brinda servicios de creación y difusión de contenido exclusivamente a través de Internet, servicios y procesamiento de información.

La compra de mochilas va desde las 20 mil unidades hasta los 3 millones. Foto: PNT

Como representante legal de la empresa está María del Carmen Fernández Ruiz y Karla Clarissa Soto Ortiz, quien firma la mayoría de los contratos con el Verde.

Sobre esta última llama la atención que su nombre aparece en una resolución del 26 de agosto del 2022 del Tribunal Electoral de Veracruz en donde se determinó que se ejerció violencia política de género contra una aspirante a un cargo público, a través de información falsa publicada en el medio El Sureño; el nombre “Karla Clarissa Soto Ortiz” estaba junto con otras dos personas que compraron el dominio de esa página.

No hay más información sobre ella.

En el caso de la segunda empresa más beneficiada está Importadora y Exportadora Obegar. Originaria de Reynosa Tamaulipas, en su página web afirma tener más de 20 años de experiencia en la venta de artículos personalizados hasta en la comercialización de hidrocarburos, por un permiso obtenido en 2017 para la venta de diésel y gasolinas en alianza con Petróleos Mexicanos (Pemex) y otras empresas.

Benjamín Obeso Fernández, de la familia Obeso García fundadora de la empresa, funge como representante legal.