«Es negocio, no encuesta»

Claudia le dijo NO a Massive Caller en 2018. Ahora “pronostica” “triunfo” de Xóchitl

Por: Alejandro Páez Varela y Álvaro Delgado Gómez
Para: Sin

En la elección de Jefe de Gobierno de la Ciudad de México de hace seis años, Massive Caller colocó al priista Mikel Arriola a 10 puntos de la morenista Claudia Sheinbaum. Ese escenario no fue el de la jornada del 1 de julio de 2018, en la que Claudia Sheinbaum se impuso con el 47.08 por ciento de los votos, Alejandra Barrales con el 31.01 por ciento, y Mikel Arriola con un lejano 12.83 por ciento.

Ciudad de México, 2 de mayo (SinEmbargo).– Desde Vicente Fox hasta Felipe Calderón y Claudio X. González han celebrado la última encuesta de Massive Caller. La oposición ha visto la medición como una gran victoria que coloca a Xóchitl Gálvez Ruiz, su abanderada, por encima de Claudia Sheinbaum Pardo, de Morena. Son apenas dos décimas que dan a la aspirante del PRI y PAN un 38.9 por ciento de las preferencias y a la candidata de la izquierda un 38.7 por ciento, pero han sido festejadas en el discurso como un golpe de timón en las tendencias de la elección presidencial.

 

 

Lo cierto es que Massive Caller, cuyo director Carlos Campos Riojas militó en el PAN por 30 años y ha reconocido que “su corazón es azul”, antes ha mostrado escenarios que han distado por mucho de las cifras de la votación final. Así sucedió, por ejemplo, en la elección de Jefe de Gobierno de la Ciudad de México de hace seis años, cuando colocó al priista Mikel Arriola a 10 puntos de la morenista Claudia Sheinbaum. Ese escenario no fue el de la jornada del 1 de julio de 2018, en la que Claudia Sheinbaum se impuso con el 47.08 por ciento de los votos, Alejandra Barrales con el 31.01 por ciento, y Mikel Arriola con un lejano 12.83 por ciento.

“Massive Caller lo que hace es un modelo de negocio para darte un elemento propagandístico y si se equivoca graba un video diciendo ‘me equivoqué’ y ya, así lo resuelven”, señaló en entrevista con”Los Periodistas” Iván Escalante, integrante del equipo de campaña de Claudia Sheinbaum a quien acompañó también en el proceso de la capital de hace seis años. El propio Escalante narró cómo en ese proceso Carlos Campos se acercó al equipo de Sheinbaum Pardo para ofrecer sus servicios que no fueron aceptados por la izquierda, pero que sí fueron adquiridos precisamente por Mikel Arriola, a quien se infló en las mediciones.

“Le quitó 11 puntos a Sheinbaum del resultado final, le dio 13 puntos de más a Mikel y le quitó 15 puntos a Alejandra Barrales”, compartió Escalante.

Lo mismo sucedió con Ricardo Anaya Cortés, el candidato del PAN, PRD y MC, en el proceso presidencial de 2018. Massive Caller había sido contratada en esa contienda por Anaya a quien llegó a situar a 10 puntos de Andrés Manuel López Obrador. La realidad también en este caso fue otra. López Obrador obtuvo una votación del 53.19 por ciento y Ricardo Anaya del 22.27 por ciento.

Ahora, en este proceso presidencial se sabe que esta encuestadora se ha acercado a ofrecer sus servicios a la campaña de Xóchitl Gálvez a quien coloca ya en el primer lugar de las preferencias, un escenario que contrasta con el de las casas encuestadoras que dan una amplia ventaja a Sheinbaum Pardo.

“Se volvió famoso en este ámbito de las campañas. Después, en esta misma campaña, yo ya no estoy viendo temas de encuestas en la campaña, pero sí sabemos que se acercó a la candidatura de Xóchitl Gálvez a ofrecer el servicio”, platicó en ese sentido Iván Escalante.

El pasado 22 de marzo, Carlos Campos Riojas, propietario de la firma encuestadora Massive Caller, reconoció que luego de haber militado 30 años en el PAN su “corazón es azul”, no obstante negó que los sondeos de su firma tengan un sesgo político. “No puedo decirte yo estoy correcto y los demás están equivocados porque sería muy imprudente de mi parte hacer una afirmación de ese tipo. ¿Qué te puedo decir yo?, pues vamos a esperar y a ver quién tiene razón el día de la elección”, declaró en ese entonces a “Los Periodistas”.

Iván Escalante comentó a “Los Periodistas” que Massive Caller es un elemento de propaganda que si director, el panista Carlos Campos, utiliza para venderlo como elemento de campaña, aunque señaló que no es una encuesta.

Un pronóstico es adivinar el futuro, a veces se equivoca y a veces le atina, como cualquier persona que pueda pronosticar el futuro, en este caso ya se equivocó. Yo no creo que tenga un tema partidista, yo creo que tiene un tema de recursos. “Es un elemento de propaganda que ofrece cuando hay campañas, como carteles, como playeras, como gorras, este señor utiliza su instrumento pronosticador para venderlo como elemento de campaña porque no es una encuesta”.

Escalante comentó que desde el equipo de Claudia Sheinbaum ya preveían que Massive Caller iba a construir un escenario así, pero no imaginaron que sería después del segundo debate.”Nosotros en el equipo pensamos que iban a tardar un poquito más en empatarlas, fue muy arriesgado, creo, empatarlas al segundo debate. Ya teníamos previsto que Massive Caller iba empatar a las dos candidatas y nuestro cálculo es que va a terminar la campaña con Massive Caller con cinco puntos arriba”.

SinEmbargo analizó las últimas encuestas que se han publicado y las cuales confirman la ventaja de Claudia Sheinbaum, el estancamiento de Xóchitl Gálvez y el crecimiento de Álvarez Máynez. Las cifras muestran que mientras crece el rechazo hacia la candidata del PRIAN, Jorge Álvarez Máynez ha cosechado esos votos, un factor más que consolida a Sheinbaum en la cima de las preferencias.

​​Los expertos en temas electorales coinciden en que Xóchitl Gálvez perdió la oportunidad de capitalizar el voto de los indecisos, debido en parte a los errores que ha cometido a lo largo de la campaña. Caso contrario ocurre con el candidato de Movimiento Ciudadano, quien va sumando algunos puntos que tal vez no le ayuden para quedar en segundo lugar, pero sí a posicionar a su partido en la elección, y restar diputados y senadores al PRI y PAN, cuya presencia política se reducido a lo largo de este sexenio.